La quema de las brujas

La quema de las brujas en la noche de San Felipe y Santiago (del 30 de abril al 1 de mayo) es una vieja costumbre pagana extendida en algunos países europeos, incluida Chequia. La gente creía que esta noche las brujas eran especialmente activas, que volaban sobre las cabezas de la gente sencilla, y que después esta caminaba en confusión por los campos, destruyendo todo lo que había sembrado. Por eso comenzaron a encender hogueras en este día, para quemar a las brujas.