La policía detuvo al presidente de la Unión Checomorava de Fútbol

28-02-2001

La policía checa detuvo ayer miércoles en el aeropuerto praguense al presidente de la Unión Checomorava de Fútbol, Frantisek Chvalovský.Al máximo dirigente del fútbol checo se le imputan operaciones financieras fraudulentas.

Frantisek ChvalovskýFrantisek Chvalovský El presidente de la Unión Checomorava de Fútbol y comerciante de productos cárnicos, Frantisek Chvalovský, se preparaba ayer por la mañana a viajar con la selección checa a Macedonia para un encuentro amistoso. Ya había facturado su equipaje, pero al pasar por el control aduanero fue detenido por la policía.

El motivo de la espectacular detención es evidente:el hombre más poderoso del fútbol checo Frantisek Chvalovský es uno de los mayores deudores checos, sospechoso además de haber realizado operaciones financieras fraudulentas.La policía está investigando las actividades de Chvalovský desde hace medio año. Ayer miércoles el investigador presentó al detenido Chvalovský la acusación de estafa.

La portavoz de la policía explicó que el acusado en tanto que director general y presidente del consejo de administración de la Sociedad Agraria Checomorava obtuvo reiteradamente del banco créditos que utilizó para otras finalidades que las declaradas en las respectivas solicitudes.

La empresa de Chvalovský-la Sociedad Agraria Checomorava- que se dedica al comercio de carne, lúpulo y piensos- obtuvo en los años noventa del Banco Comercial abultados créditos. Chvalovský había declarado a la casa bancaria que los utilizaría para financiar la exportación de carne. No obstante, la policía ha averiguado que Chvalovský usó una parte de los créditos para pagar sus deudas a otros bancos y para financiar su club de fútbol. No está muy claro cuánto debe Chvalovský a los bancos.La firma auditora Deloitte and Touche opina que el grupo de Chvalovský adeuda 2400 millones de coronas, o sea 60 millones de dólares.El empresario reconoce solamente una deuda de 500 millones de coronas, o sea unos 13 millones de dólares. Si la policía logra comprobar que Frantisek Chvalovský cometió efectivamente las estafas que se le imputan, éste podría ser condenado a 12 años de cárcel.

28-02-2001