La policía checa registró las oficinas de la TV "Nova"

07-11-2001

Si desea escuchar la versión original, haga click aquí.

Ales RozehnalAles Rozehnal El equipo de la policía checa, especializado en la lucha contra la corrupción, penetró ayer martes en la sede de la televisión privada NOVA, de Praga. El registro policial en las oficinas de la sociedad CET 21 que posee la licencia para las transmisiones de NOVA, finalizó esta mañana.

Los policías que pasaron toda la noche en el edificio se negaron a conceder informaciones sobre el transcurrso de la "operación NOVA". Solamente el defensor del abogado interrogado, Radek Jigl, afirmó en la Radiodifusión Checa que los policías revisaron varios documentos y datos en las computadoras, llevándose una parte de los mismos para proseguir las investigaciones.

Por su parte, el portavoz de TV NOVA, Martin Chalupský, destacó que la intervención de la policia en el edifico no influyó de manera alguna en la marcha de las transmisiones. Afirmó asimismo que la policía se interesó solamente por los documentos relacionados con el abogado Rozehnal.

La televisión NovaLa televisión Nova La policía detuvo al mencionado abogado del magnate televisivo checo, Vladimír Zelezný, hace tres días y le acusó de perjudicar a los intereses de los acreedores, delito del que fuera acusado en abril pasado también el magnate Zelezný, quien debe a la compañía norteamericana CME 27 millones de dólares.

El Tribunal distrital de Praga decidió hoy, sin dar a conocer más detalle, que Ales Rozehnal debe permanecer detenido para que no pueda influir sobre los testigos.

07-11-2001