La muerte de un soldado desata un debate sobre la presencia militar checa en Afganistán

Tras la reciente muerte de otro soldado que cayó víctima en un ataque contra las tropas checas en Afganistán, los políticos checos abren el debate sobre la necesidad de la presencia militar en este país.

Tomáš Procházka, foto: archivo personal Tomáš ProcházkaTomáš Procházka, foto: archivo personal Tomáš Procházka Hace unos 15 años que los soldados checos llegaron por primera vez a Afganistán. Desde entonces han pasado por este país ubicado en Asia Central unos 15 000 miembros de las Fuerzas Armadas Checas, de los cuales 14 fallecieron.

El último soldado caído fue Tomáš Procházka, cinólogo de 42 años de edad. Murió a consecuencia de heridas producidas en un ataque contra un vehículo de las tropas checas. Todo sucedió en el marco de una actividad común, cuando el vehículo transportaba material de construcción de una base.

Pasados unos días desde el incidente, algunos políticos checos y empezaron a poner en duda la presencia de las tropas checas en Afganistán.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, ČRoLubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, ČRo Entre los adversarios de la misión de la OTAN en Afganistán figura también el antiguo ministro de Relaciones Exteriores y actual jefe del Comité de Exteriores de la Cámara Baja, Lubomír Zaorálek.

“La realidad es mucho más dura de lo que somos capaces de admitir. En Afganistán estamos perdiendo a largo plazo”.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores, Tomáš Petříček, sostuvo que los soldados garantizan la seguridad de nuestro país y de la misma manera se expresó el jefe del opositor Partido Cívico Democrático, Petr Fiala.

Tomáš Petříček, foto: ČTK/Deml Ondřej Tomáš Petříček, foto: ČTK/Deml Ondřej “Los soldados checos aseguran y fortalecen la tranquilidad tanto en la República Checa como en toda la Unión Europea”.

Mientras tanto, entre los que apoyan el retiro de las tropas están los comunistas, comentó el jefe de la bancada parlamentaria de ese partido, Pavel Kováčik.

“Nosotros rechazamos la presencia militar en Afganistán ya desde hace mucho tiempo. Creemos que las ventajas, y no hablo solamente de la parte financiera, no se pueden comparar con el coste que pagamos”.

Pavel Kováčik, foto: Filip Jandourek, ČRoPavel Kováčik, foto: Filip Jandourek, ČRo Al contrario, los Alcaldes e Independientes y el partido TOP 09 están a favor de la permanencia de las tropas.

Sin embargo, Zaorálek sostiene que para una gran parte de la población del país asiático, las tropas de la Alianza del Atlántico representan una entidad invasora y que el nivel de corrupción en Afganistán hace imposible avanzar en el asunto de la seguridad.

Zaorálek también dijo que el núcleo de los movimientos terroristas no se encuentra en Afganistán, sino en Arabia Saudita.