La moneda checa, la corona, cumple 100 años

La República Checa dispone de la segunda mayor moneda de oro del mundo. Fue acuñada con motivo del centenario de la corona checoslovaca y se presenta al público a partir de este viernes en el Castillo de Praga, por iniciativa del Banco Nacional.

Foto: ČTK / Vít ŠimánekFoto: ČTK / Vít Šimánek

La gigantesca moneda, foto: ČTK / Vít ŠimánekLa gigantesca moneda, foto: ČTK / Vít Šimánek El surgimiento de la moneda oficial checoslovaca tras la desaparición del Imperio Austrohúngaro, su evolución y peripecias a través de la historia, hasta llegar a nuestros días. Ese es el contenido de una exposición para recordar el centenario de la corona, la moneda checoslovaca y posteriormente checa.

El comisario Jaroslav Moravec inauguró la exposición haciendo referencia a la gigantesca moneda que dejó acuñar el Banco Nacional con motivo de la importante efeméride.

“La moneda tiene un diámetro de 535 milímetros, un espesor de 38 milímetros y su peso es de 130 kilos”.

La moneda tiene un valor nominal de 100 millones de coronas, que equivale a más de 3 800 euros. Se trata de todo un símbolo para recordar el centenario de la puesta en circulación del dinero mercancía.

Foto: ČTK / Vít ŠimánekFoto: ČTK / Vít Šimánek Se trata de una exposición muy amplia que busca ofrecer una imagen completa de la historia de las monedas y billetes checoslovacos y checos, matizó Moravec.

“La primera sección de la exposición está dedicada al suministro de oro al Banco Central. Después se centra en la evolución de nuestro dinero desde el año 1919 hasta la actualidad. Esto quiere decir 100 años exactamente”.

Una sección muy emotiva la representa, sin duda, el periodo de la Primera República, cuando el país atravesaba momentos de libertad y reconstrucción nacional. Todo cambió con la Guerra y la posterior llegada de los comunistas al poder, recordó Moravec.

“La exposición está dividida en la época de la Primera República, el Protectorados de Bohemia y Moravia. No faltan referencias las dos reformas económicas, la de 1945 y la traumatizante reforma de 1953”.

Foto: ČTK / Vít ŠimánekFoto: ČTK / Vít Šimánek Superados aquellos episodios trágicos de la historia nacional, el país vive una nueva situación a partir de la Revolución de Terciopelo de 1989 cuando es derrocado el régimen comunista. Y poco tiempo después, en 1993, Checoslovaquia deja de existir, apunta Moravec.

“Resulta también interesante el momento de la partición de Checoslovaquia en 1993. Aquí registramos la partición de la corona checoslovaca, surge la corona checa”.

Las monedas y billetes ayudan a recorrer la historia del país. Son protagonistas directos de los acontecimientos que afectan el destino de las naciones, ya sea de manera positiva o no.

Foto: ČTK / Vít ŠimánekFoto: ČTK / Vít Šimánek Los expertos y los aficionados a la numismática, así como el público en general pueden viajar a través de esta exposición por la historia del país y admirar verdaderas obras de arte, en los diseños de los billetes y del metálico, que siempre han estado a cargo de grandes artistas nacionales.

“Nuestra exposición de monedas y billetes ofrece una muestra del dinero que llegó a circular y de lo que quedó únicamente en proyecto. Se puede ver el primer billete y la moneda gigante mencionada al principio”.

La exposición el Centenario de la corona abrió sus puertas este viernes, en las llamadas Caballerizas Imperiales del Castillo de Praga, y permanecerán abiertas hasta el mes de abril.