La marihuana pasa de moda en la República Chequia, pero otras drogas permanecen

21-11-2013

La República Checa se mantiene entre los países con mayor consumo de marihuana a nivel europeo y mundial. No obstante, el último reporte del Centro Nacional de Seguimiento de la Drogadicción indica que los jóvenes entre los 15 y los 19 años han empezado a darle la espalda a la marihuana.

Foto ilustrativa: Masáže MawenFoto ilustrativa: Masáže Mawen Fumar marihuana está pasando de moda en la República Checa. Si bien el país no ha perdido su lugar puntero en el consumo de esta droga a nivel internacional, los expertos del Centro Nacional de Seguimiento de la Drogadicción sostienen que los jóvenes han perdido el gusto por el cannabis.

Jindřich Vobořil coordinador del estudio efectuado por el Centro sostiene que no han descubierto qué ha motivado el cambio registrado entre la juventud.

“Creemos que no se trata de una única razón, sino que de un abanico de motivos. Para los medios de comunicación el tema perdió su atractivo, dejaron de ‘propagarlo’. En los años 90 la marihuana fue símbolo de la libertad conseguida después del comunismo, pero ya eso pasó”.

Jindřich Vobořil, foto: Alžběta ŠvarcováJindřich Vobořil, foto: Alžběta Švarcová De acuerdo con el experto Vobořil, el consumo de marihuana en la República Checa llegó en un momento a tal punto, que se salía por completo de los gráficos y tablas internacionales.

Los jóvenes entre los 15 y los 19 años han perdido ahora el interés por la marihuana, pero los grandes consumidores siguen siendo personas entre los 20 y los 24 años de edad, se dice en el reporte.

Las llamadas drogas fuertes mantienen casi invariable su nivel de consumo, aunque en algunas temporadas se ha registrado cierto incremento aseguran los especialistas que trabajan estrechamente con el Departamento de Narcóticos de la Policía.

De acuerdo con el informe del Centro Nacional de Seguimiento de la Drogadicción a pesar de la reducción del consumo de marihuana la presencia de drogas problemáticas en la sociedad sigue siendo preocupante.

Foto ilustrativa: Filip JandourekFoto ilustrativa: Filip Jandourek El año pasado los checos necesitaron más de 11 toneladas de marihuana, casi 6 toneladas de pervitina, 800 kilos de heroína y 700 kilos de cocaína, además de 62.000 tabletas de éxtasis y 72.000 dosis de LSD.

La Policía informó que descubrió e inhabilitó 200 viveros para la cosecha de marihuana y más de 200 laboratorios clandestinos para la producción de pervitina.

Además de las drogas prohibidas y problemáticas, la sociedad checa se afrenta al problemas del alcoholismo. Alrededor de 10.000 personas fueron atendidas el año pasado en sanatorios debido a su dependencia alcohólica, mientras que otras 23.000 recibieron atención de manera ambulatoria.

A pesar de las elevadas cifras, los expertos indican que hace cinco años atrás los números eran mayores. No obstante, el Estado checo pagó por tratamientos médicos para drogodependientes más de 36 millones de euros.

21-11-2013