La industria checa vuelve a los buenos tiempos

10-12-2013

La industria de la República Checa parece haber salido de la crisis, según los datos revelados por el Instituto Checo de Estadísticas. Durante octubre el sector industrial creció un 3,5% interanual, espoleado especialmente por el crecimiento de las exportaciones.

Foto: Svilen Milev / Stock.XCHNGFoto: Svilen Milev / Stock.XCHNG La República Checa capeó la crisis financiera relativamente bien, sobre todo en comparación con los países del sur de Europa, pero aún así la recesión se alargó más de lo previsto y de hecho 2013 se va dejando un saldo negativo, con una contracción del PIB estimada en -0,9%. El nuevo año se presenta sin embargo de otro color. La expectativa de crecimiento del Banco Nacional Checo es del 1,5% del PIB, y la del Fondo Monetario Internacional incluso más optimista, del 2,8%.

La discreta pero importante bonanza del año próximo viene precedida de un destacado repunte del sector industrial checo. Si el año pasado las previsiones era pesimistas y muchas fábricas se planteaban trasladar la producción a Polonia y despedir trabajadores, ahora el Instituto Checo de Estadísticas arroja un crecimiento interanual de la industria del 3,5%.

El aumento del volumen de la producción de las ramas industriales se explica por el aumento de la demanda, que si bien en el mercado interno no ha sido espectacular, del 2,9%, sí ha alcanzado los dos dígitos en el extranjero, con un 13,5% de incremento del valor de los pedidos desde el exterior.

La clave es el buen momento que vive Alemania, que aunque excesivo según la Comisión Europea arrastra consigo a la economía checa, según el analista de Cyrrus, Jiří Šimara.

Jiří Šimara, foto: Svět průmysluJiří Šimara, foto: Svět průmyslu “En la práctica somos importadores para Alemania, por lo que si allí se llegara a un rápido descenso de sus exportaciones, provocado de alguna manera por la Comisión Europea, tendría un efecto dañino para las empresas checas. Las empresas alemanas son el principal socio de las checas, algunas tienen incluso sucursales en Alemania, hay empresas alemanas con capital checo. La cuestión es la rapidez con la que pasaría, y el tipo de medida en concreto que tomaría la Comisión Europea”.

El sector que lidera el crecimiento industrial es el automovilístico, con un incremento interanual en octubre del 9,7%, seguido de las construcciones metálicas, la venta de energía eléctrica, gas y calefacción. Las ramas con mayores problemas son la alimentaria, con una reducción del 4,4%, y la óptica y electrónica, con -7,1%. Al mismo tiempo se han registrado los primeros datos positivos para la construcción, sector que ha aumentado un 0,2%.

Los expertos consultados por la Televisión Checa aseguran que la tendencia se verá reforzada por la reciente devaluación de la corona checa, que abaratará para el extranjero los productos checos e incrementará consiguientemente su demanda. El crecimiento industrial se reflejará asimismo a lo largo de 2014 en el mercado de trabajo, con lo que la tendencia al alza del desempleo, este mes en el 7,7%, se invertirá para volver lentamente a cifras anteriores a la crisis.

La devaluación de la corona checa, actualmente a 27,5 coronas por euro, se reflejará también en la inflación, sobre todo a partir del segundo trimestre de 2014, de acuerdo con los analistas. De momento, aunque han repuntado los precios de los alimentos, han bajado los del gas y la electricidad. La subida de los precios debería revitalizar la producción, aunque supondrá un descenso del poder adquisitivo de la población.

10-12-2013