“La fotografía es el cuaderno de notas de los arquitectos”

10-10-2011

El arquitecto español Iñaqui Carnicero acaba de inaugurar en el Instituto Cervantes de Praga la exposición ‘Fotografías Cruzadas’. Se trata de una selección de sus mejores proyectos, por lo que está considerado una de las promesas de la arquitectura española actual.

Iñaqui Carnicero, foto: Noelia RojoIñaqui Carnicero, foto: Noelia Rojo El arquitecto español Iñaqui Carnicero visitó recientemente Praga, donde vino a presentar su exposición ‘Fotografías Cruzadas’, una exposición formada por cien fotografías recopiladas de sus trabajos desde el año 2007 hasta la actualidad.

El arquitecto madrileño todavía no cumple 40 años y su currículum ya incluye numerosos premios nacionales e internacionales y está considerado entre los arquitectos más promisorios de su país.

“La idea de llamarlo ‘Fotografías Cruzadas’ tiene que ver con este proceso de evolución de los proyectos, en los que constantemente se está saltando de una fase a otra. Es decir, desde la raíz de la idea, hasta el detalle constructivo, volviendo al proceso de maqueta y retomando de nuevo las imágenes iniciales y las finales”.

El arquitecto madrileño explicó a Radio Praga cada uno de los tres bloques de los que está compuesta su exposición.

“Una primera parte que tiene que ver con lo vivido, con lo conocido, con lo existente. Se encuadra en esa primera colección de fotografías en blanco y negro, y es un poco el origen o la inspiración de los proyectos que después se han ido realizando. El segundo bloque son maquetas de las ideas que han inspirado esas fotografías en blanco y negro. Y el tercer bloque son los edificios construidos”.

Iñaqui Carnicero entiende la fotografía como un instrumento de análisis de lo cotidiano, de aquello que habitualmente pasa desapercibido ante los ojos del espectador.

El arquitecto confía en que se puede trabajar las construcciones convencionales y convertirlas en algo nuevo realizando acciones puntuales, respetando esa presencia más cotidiana, pero que incluyan novedades desde un tratamiento razonable y medido.

Iñaqui Carnicero habla también de la línea que separa la arquitectura y la fotografía.

“La fotografía es una herramienta que los arquitectos utilizamos cada vez más como cuaderno de notas. Hace años ese instrumento era el cuaderno de viaje, era un bloc de notas donde se dibujaba lo que se veía, lo que interesaba a cada arquitecto pero cada vez más la fotografía, todo el mundo tiene un teléfono que hace fotos y el iPhone se ha convertido en el nuevo bloc de notas de los arquitectos”.

Para Carnicero, la arquitectura del presente tiene que ver con la flexibilidad. “Hay que buscar soluciones pensando lo que sucederá dentro de unos años, es decir, no se puede estar constantemente construyendo cosas sino que hay que construir pensado en la posible transformación y la posible incorporación de nuevos usos”, aseguró Iñaqui.

Entre sus obras más importantes destacan la ‘Nave 16’, en el centro cultural Matadero Madrid, y la casa ‘1+1=1’.

La exposición ‘Fotografías Cruzadas’ se podrá visitar hasta el día 27 de octubre en el Instituto Cervantes de Praga.

10-10-2011