La escasez de agua es lo que más preocupa a los checos

02-01-2019

La falta de agua potable, los ataques del Estado Islámico en Europa y la migración figuran entre las mayores preocupaciones de los checos.

Foto: Pixabay, CC0 Public DomainFoto: Pixabay, CC0 Public Domain Los resultados de una encuesta sobre las preocupaciones de la población checa llevada a cabo por la agencia Median para la Radiodifusión Checa corresponden con las noticias más destacadas en los medios de comunicación a lo largo del año 2018.

Los checos se muestran cada vez más conscientes de las amenazas que tienen que ver con el cambio climático. De ahí que la preocupación principal sea, según dicha encuesta, la escasez de agua potable, que fue elegida por un 60% de los encuestados.

La misma cantidad de personas dijo que sería capaz de bajar su consumo de agua si fuera necesario, comentó el director de la agencia Median, Daniel Prokop.

“Se nota una diferencia entre distintos grupos de edad y también depende de la educación. Las personas mayores se muestran más a favor de bajar el consumo personal de agua. Eso es bastante interesante, porque normalmente se suele relacionar con el comportamiento más ecológico sobre todo a los jóvenes. No obstante, un 75% de las personas de la tercera edad apoyan esta iniciativa. Y también hay más mujeres en este grupo”.

El ascenso de las amenazas ecológicas en la lista de los temores de la población checa se debe también a que más personas comprenden la relación entre estos fenómenos naturales y los procesos migratorios.

Daniel Prokop, foto: Jan Bartoněk, ČRoDaniel Prokop, foto: Jan Bartoněk, ČRo A su vez, el temor a los ataques terroristas está disminuyendo. Mientras que el año pasado expresó su preocupación por los ataques del Estado Islámico un 70% de los encuestados, el sondeo más reciente señaló que ahora se trata de un poco más de la mitad de la población. Sin embargo, como subrayó Daniel Prokop, este porcentaje es bastante volátil.

“El miedo al terrorismo tiene mucho que ver con lo que pasa en el mundo en un cierto momento. Cuando se produce algún ataque, el porcentaje llega inmediatamente a un 70% de los encuestados”.

En general se puede resumir que los checos tienden a preocuparse más por los factores que les afectan de manera directa. Se trata por ejemplo de la sequía que causa problemas a una cantidad considerable de hogares que luchan contra la escasez de agua en sus pozos. Igual de visible es el problema de los residuos.

A diferencia de eso, el calentamiento global y la posibilidad de desaparición de algunos de los animales en vías de extinción no atraen tanta atención.

02-01-2019