La droga y el alcohol siguen gustando a los menores checos más que a otros europeos

21-09-2016

Los jóvenes checos entre 15 y 16 aňos de edad fuman menos y consumen también menos alcohol y drogas en comparación con el aňo 2011. Así lo revela el nuevo estudio del Proyecto europeo de encuestas escolares sobre el alcohol y otras drogas (ESPAD), dado a conocer en Praga. No obstante, en comparación con los adolescentes de otros países europeos, los checos siguen liderando en el consumo de alcohol y estupefacientes.

Foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa El último estudio del ESPAD indica que los jóvenes europeos consumen menos alcohol, cigarrillos y drogas que hace cuatro años, lo que los especialistas explican con el cambio del estilo de vida y el que el interés de la juventud se centra actualmente en el mundo virtual y las redes sociales.

Sin embargo, sigue siendo un hecho que los menores checos continúan ocupando el primer lugar en Europa en el consumo de alcohol. El 68,4% de los adolescentes en Chequia admitió haber bebido alcohol antes de cumplir los 13 aňos de edad, siendo la media europea en este aspecto del 47,2%. La misma situación se registra con los estupefacientes. Aunque en general la drogadicción entre los menores se redujo a la mitad en el curso de los últimos cuatro años, el 36,8% de los estudiantes de secundaria checos consume cannabis, mientras que la media europea es de un 16,6%.

Independientemente de las medidas que se adoptan para salvar a los adolescentes de la droga, esta sigue siendo fácilmente accesible, advirtió en Televisión Checa Marian Koranda, médico jefe del Centro de Detoxicación para Niňos y Adolescentes, en Praga.

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková ”Los niňos que se tratan en nuestro centro nos dicen que en cualquier momento, a cualquier hora, y haga el estado de tiempo que haga, son capaces de conseguir una droga en el curso de unas dos horas y en cualquier lugar del país”.

Efectivamente, el estudio de ESPAD revela que el 49,6% de los adolescentes checos dice que conseguir drogas es cosa fácil, y el 91,7% señala lo mismo en cuanto a las bebidas alcohólicas. La media europea en estos casos es de 30,4% y 77,8%, respectivamente. El 37% de los adolescentes checos reconoció haber consumido drogas ilegales al menos una vez en su vida.

Jindřich Vobořil, Coordinador Nacional Antidrogas, calificó de un considerable logro el que se consiguiera reducir el consumo de alcohol entre la juventud.

”Es muy positivo que la línea en el gráfico de consumo exagerado de alcohol por parte de los adolescentes finalmente registrara una caída y ello en especial en el caso de los alumnos del último grado de secundaria”.

Jindřich Vobořil, foto: archivo de la Oficina del Gobierno ChecoJindřich Vobořil, foto: archivo de la Oficina del Gobierno Checo Vobořil recalcó que, sin embargo, la lucha contra la drogadicción y el alcohol entre los menores no acaba y criticó la gran tolerancia dentro de la sociedad checa frente a estos males. Según Vobořil, existe además un nuevo peligro de una dependencia cada vez mayor de los adolescentes a Internet y las redes sociales. Dentro de unos 10 aňos la dependencia de los jóvenes a los juegos en Internet puede representar un peligro aún mayor que la drogadicción, destacó el Coordinador Nacional Antidrogas, Jindřich Vobořil.

Los estudios del proyecto ESPAD se realizan desde 1995 una vez cada cuatro años y abarcan unos 35 países europeos, incluyendo los estados de la Unión Europea. En el último estudio participaron más de 2.700 alumnos de entre 15 y 16 aňos, de unas 200 escuelas de educación básica y media de la República Checa.

21-09-2016