La Comisión Europea comprueba la doble calidad de los productos

La Comisión Europea confirma que los estudios sobre productos dentro de la Unión Europea demuestran que existe peor calidad en algunos países.

Foto ilustrativa: Nic Taylor Photography via Foter.com / CC BY-NC-NDFoto ilustrativa: Nic Taylor Photography via Foter.com / CC BY-NC-ND Países como la República Checa y Eslovaquia protestaron hace tiempo por el doble estándar que existe para ciertos productos en la Unión Europea, especialmente en lo que se refiere a la alimentación. Denuncian que la calidad de algunos productos es superior en Europa Occidental, y así se lo comunicaron a las autoridades europeas, que prometieron trabajar para solucionar este problema.

Foto ilustrativa: Jaroslav MachFoto ilustrativa: Jaroslav Mach Los estudios que recientemente ha llevado a cabo la Comisión Europea demuestran que en países como la República Checa existen, entre otros, yogures con menos contenido en fruta, detergentes que limpian peor y carnes con un contenido superior de aditivos químicos. Y esto sucede con productos que incluso pertenecen a la misma marca. Sobre estos resultados ha informado la comisaria europea de Justicia y Consumidores, Věra Jourová.

“Nos hemos encargado de realizar unos tests junto a otros 20 países. Nuestro centro estaba a cargo de 65 productos que fueron preseleccionados como sospechosos y en el 55% de ellos se encontraron diferencias”.

Y añade que dará un plazo a estas marcas afectadas para mejorar sus productos. En caso de que no lo hagan, advierte de que hará públicos sus nombres.

Este problema se intenta resolver ya desde 2011, cuando la eurodiputada Olga Sehnalová sacó a la luz el tema. Ahora la eurodiputada cuenta con el apoyo del resto de los países del Grupo Visegrád. Como afirma Sehnalová, la diferencia en la calidad de los productos se da también en productos no comestibles, aunque generalmente, se ha estudiado mucho más el tema de los alimentos.

Foto ilustrativa: Jaroslav MachFoto ilustrativa: Jaroslav Mach “Tenemos más información de los alimentos, por supuesto, porque están entre los productos que la gente compra cada día. Los compran en casa, los compran en el extranjero. Sobre los productos no comestibles tenemos mucha menos información”.

Con el reciente crecimiento de los sueldos en Chequia, los ciudadanos cada vez están más interesados en la calidad de los productos y exigen que las condiciones sean las mismas en toda la Unión Europea.

Por ahora, siguen esperando a que el Parlamento Europeo apruebe definitivamente una nueva ley que proteja a los consumidores. Un cambio que puede llegar en el año 2020.