La coalición gubernamental busca un eventual compromiso

01-03-2005

El gubernamental Partido Socialdemócrata checo da pasos para superar la actual crisis gubernamental. Este lunes, el primer ministro, Stanislav Gross, y el jefe de la facción parlamentaria socialdemócrata, Michal Kraus, elaboraron un proyecto de convenio que, de ser aceptado por la democracia cristiana, podría llevar al fin de la crisis, conservándose la coalición gubernamental actual.

Primer ministro checo, Stanislav Gross (Foto: CTK)Primer ministro checo, Stanislav Gross (Foto: CTK) El primer ministro y líder socialdemócrata, Stanislav Gross, se reunió el sábado con los jefes de las organizaciones regionales de su partido a fin de buscar una salida a la actual crisis gubernamental. Esta surgió debido a las poco transparentes operaciones financieras de la familia del primer ministro, Stanislav Gross. El democristiano Partido Popular, otra de las formaciones de la coalición gubernamental, pidió la dimisión del primer ministro.

En la reunión del sábado, Gross señaló su disposición a dimitir, lo que fue rechazado por su partido. La socialdemocracia acordó ofrecer a la democracia cristiana un acuerdo de compromiso, esperando que, a cambio, ese partido desista de su demanda de dimisión del primer ministro, Stanislav Gross. El jefe de la facción parlamentaria socialdemócrata, Michal Kraus, sostuvo que Stanislav Gross, al igual que la mayoría de los socialdemócratas desean conservar la actual coalición.

"En estos momentos consideramos el mantenimiento de la coalición gubernamental como la mejor solución para el país, tanto desde el punto de vista político como económico. Una considerable parte de la población, según estamos informados, también desea que el Gobierno actual se mantenga hasta las próximas elecciones".

De continuar la crisis, Stanislav Gross, quiere pedir al Parlamento una moción de confianza a su Gobierno. Los socialdemócratas consideran que ese paso obligaría a la democracia cristiana a plantear abiertamente si apoyaba o no la conservación de la coalición gubernamental actual. En los últimos días, los demócrata cristianos, mantuvieron su promesa de abstenerse de nuevas declaraciones en torno a la crisis, aunque reiteraron su demanda de dimisión del primer ministro.

A su vez, Michal Kraus, jefe de la facción parlamentaria socialdemócrata, reafirmó el respaldo de su partido al primer ministro, aunque reconoció que Stanislav Gross tendría ahora una posición difícil.

"El primer ministro, Stanislav Gross, deberá tratar de ganarse nuevamente la confianza de los ciudadanos y de los demás partidos de la coalición gubernamental, o sea, de los demócrata cristianos y de los liberales. Por otra parte, la democracia cristiana debería distanciarse de algunas de sus recientes negativas declaraciones respecto al primer ministro, ya que, en nuestra opinión, semejantes posturas no son las más adecuadas para un socio serio de coalición gubernamental", dijo Kraus.

Los observadores destacan que tanto la socialdemocracia como la democracia cristiana desean superar la crisis actual y están interesadas en conservar la coalición gubernamental, aunque difieren en las formas de solución de la crisis. Es indudable que, para salir de esta compleja situación, los dos partidos tendrán que estar dispuestos a cierta transigencia, matizan los comentaristas.

01-03-2005