La cerveza checa acusa ventas millonarias en el extranjero

29-02-2016

La cerveza sigue siendo la bebida por excelencia de los checos. Con un consumo de 147 litros per cápita al año mantienen el primer puesto a nivel mundial y su “pan líquido”, como suelen llamarle, gana cada vez más seguidores en los mercados internacionales.

Foto ilustrativa: CzechTourismFoto ilustrativa: CzechTourism La fama y la calidad de la cerveza checa vuelven a ser noticia. Los productores nacionales batieron un récord el año pasado al conseguir exportar cervezas por más de 220 millones de euros.

Además de las suculentas ganancias hay que destacar que el año anterior registró otro hito importante. La vecina Alemania, con el mayor mercado cervecero del Viejo Continente, y con tan sólo un 8% de importaciones de este producto, ha empezado a consumir cerveza checa.

Hasta hace poco los alemanes compraban la bebida en supermercados, pero ahora ya la pueden consumir en algunos bares y restaurantes. No obstante, el mayor importador de cerveza checa sigue siendo Eslovaquia, indicaron fuentes de la Asociación de Cervecerías.

Marián Jurečka, foto: ČT24Marián Jurečka, foto: ČT24 Un producto de consumo exclusivamente nacional lo representa la cerveza de las fábricas pequeñas o caseras que han empezado a cosechar éxitos en la República Checa.

El ministro de Agricultura, Marian Jurečka, anunció que se aplicará una nueva clasificación que reduce a cuatro las categorías de cerveza: lager, entera, fuerte y ligera.

“Se trata de un asunto que, desde mi punto de vista, ayudará a identificar los productos de las fábricas de cerveza pequeñas”.

La medida del oficialismo fue bien recibida, tal y como lo confirmó el vicepresidente de la Asociación Checo-morava de mini-cervecerías, Jan Kočka.

“Es un paso importante, porque así una serie de nuevos tipos de cerveza se clasifican. Esto ayuda a una mejor identificación, claro que todavía hay muchas cosas por mejorar, pero creo que se trata de un compromiso entre los pequeños productores y las grandes cervecerías”.

Foto ilustrativa: Eva Odstrčilová, ČRoFoto ilustrativa: Eva Odstrčilová, ČRo Las partes interesadas, productores y consumidores, coinciden en que la clasificación puede ayudar a cierta orientación, pero que en la práctica no alterará las costumbres de los bebedores de cerveza checos.

Con una población de un poco más de 10 millones de habitantes, la República Checa mantiene el récord mundial de consumo anual que alcanza los 147 litros por persona.

Para la mayoría de los checos beber cerveza representa una tradición, un estilo de vida, algo que les identifica y que nunca puede faltar. A la cerveza checa se le atribuyen facultades curativas, que funcionan tanto por su consumo directo, como los baños de cerveza, muy de moda en algunas ciudades balneario y hoteles, pero esa es otra historia sobre la tradición de la cerveza en las Tierras checas.

29-02-2016