La Central de Temelín fue puesta en marcha

10-10-2000

La Central Nuclear de Temelín fue puesta en marcha. Después de que la Oficina para la Seguridad Nuclear anunciara que la Planta cumple todas las normas de seguridad fue dada la orden de activar el primer bloque. En el acto participaron el Primer Ministro, Milos Zeman, y el Ministro de Industria y Comercio, Miroslav Grégr, abriendo un nuevo capítulo de la energía nuclear en la República Checa.

La puesta en marcha de la Central Nuclear de Temelín ha sido catalogada de momento histórico para la República Checa. En esto coinciden tanto políticos como especialistas en la materia, ya que se ha tratado de un desafío en varios frentes.

Por un lado las constantes críticas de los vecinos austríacos, que llevaron sus quejas hasta la Unión Europea, y por otro la presión contra los expertos checos en energía nuclear que tuvieron y lograron defender a nivel internacional los parámetros de seguridad de la Planta.

A pesar de la puesta en marcha de Temelín los ecologistas austríacos y checos prosiguen sus campañas contra la Central y una de sus mayores expresiones sigue siendo el bloqueo de pasos fronterizos.

Por su parte, el presidente checo, Václav Havel, expresó que quizás había sido un error el no haber impedido en los años 90 que continuaran las obras en la Planta de Temelín.

"No nos queda otra cosa que creer que esta Central es absolutamente segura, y que nunca ocurrirá avería alguna; estoy firmemente convencido de se trata de nuestra última central nuclear. Y esto por diferentes razones, por ejemplo porque este tipo de fuente de energía ya está pasando de moda, lo que es muy bueno".

Entretanto, la ministro de Relaciones Exteriores de Austria Benita Ferrer-Waldner, insistió ayer, que su país obstaculizará la postura de la República Checa en el capítulo dedicado a la energía eléctrica, en el que entra la Central de Temelín.

La ministro recordó que los austríacos tomaron muy en serio el problema del comunismo en la extinta Checoslovaquia, y les sorprende ahora que la Praga democrática no tome en cuenta la seriedad con la que los austríacos abordan el problema de Temelín.

La postura de los ciudadanos checos en torno a Temelín ha cambiado mucho últimamente. Si en un principio se creyó que el número de los opositores crecería, el último sondeo de la Agencia demoscópica STEM demuestra lo contrario. Su director, Jan Hartl explicó, sin embargo, que dos quintas partes de la población hubieran aplaudido la convocatoria de un referéndum.

"El 68 por ciento de los ciudadanos está de acuerdo con la puesta en marcha de Temelín. Y en el caso de las personas con educación universitaria el número es mayor llegando al 87 por ciento".

La construcción de la Central Nuclear de Temelín empezó con un presupuesto de casi mil millones de dólares, sin embargo actualmente se habla ya de un costo superior a los dos mil millones de dólares, y la explotación comercial de la Planta no se conseguirá antes de mediados del año 2001.

10-10-2000