La Catedral de San Vito celebra 85 años desde su consagración

13-05-2014

Una misa especial se celebró este lunes en la Catedral de San Vito con motivo del 85 aniversario de su consagración. La construcción del templo en el que yacen reyes de Bohemia y restos de los patronos de las Tierras Checas comenzó hace 670 años.

Catedral de San Vito, foto: Kristýna MakováCatedral de San Vito, foto: Kristýna Maková Con casi cien metros de altura, la torre principal de la catedral de San Vito, situada en el Castillo de Praga, representa uno de los puntos dominantes más llamativos del panorama de la capital checa.

El templo fue consagrado el 12 de mayo de 1929, casi seis siglos después del inicio de las obras. La catedral fue abierta al público oficialmente recién el 28 de septiembre de ese año con motivo del milenario desde la supuesta muerte de San Venceslao de Bohemia, patrono de las Tierras Checas y fundador de la rotonda situada en el lugar donde posteriormente surgió el templo, según indicó el historiador Jan Royt.

“La consagración es un procedimiento muy complicado que puede ser realizada solo por el arzobispo o un obispo nombrado por él. Éste tiene que purificar ritualmente todo el edificio, después hay que consagrar los altares, depositar las reliquias, etc. De hecho se trata de ocupar el lugar para Dios. Como el acto es tan complicado, comenzó en mayo para poder ser abierto al público el día de la muerte de San Venceslao, el 28 de septiembre”, explicó.

Jan Royt, foto: Martina BíláJan Royt, foto: Martina Bílá El 21 de noviembre de 1344, el rey Juan de Bohemia, con sus hijos Carlos IV y Juan Enrique colocaron la piedra base de la catedral de San Vito tras recibir Praga el título de arzobispado.

El arquitecto Matías de Arrás comenzó las obras de las que se encargó tras su muerte el arquitecto Petr Parléř. Cuando falleció en 1399 la construcción fue suspendida prácticamente durante unos cinco siglos para ser reanudada en la segunda mitad del siglo XIX por el cardenal Bedřich Schwarzenberg.

Sin embargo, el templo es un organismo vivo, que nunca será terminado del todo, indicó el historiador Jan Royt.

“Se puede decir que la catedral no será terminada prácticamente nunca. Todos los soberanos regalan algo a los interiores del templo que así van cambiando de continuo”, señaló.

Catedral de San Vito, foto: Kristýna MakováCatedral de San Vito, foto: Kristýna Maková La catedral de San Vito, Venceslao y Adalberto, como es su nombre entero, es un templo muy importante para el pueblo checo. Es lugar de coronación y entierro de los reyes de Bohemia y un destacado punto de peregrinación, ya que allí yacen también los restos de los patronos nacionales.

La situación de la catedral en el castillo, sede de los reyes, debió simbolizar la unidad del poder profano y eclesiástico. Sin embargo, esta unidad se rompió tras la llegada al poder de los comunistas.

En 1954, la catedral fue nacionalizada. Tras la caída del comunismo, en 1989, comenzó un largo pleito sobre los derechos de propiedad del edificio. Las discordias finalizaron en 2010 con un acuerdo que reza que el edificio sigue siendo propiedad de Estado, pero será administrado por la Iglesia por medio del Cabildo Metropolitano de San Vito de Praga.

13-05-2014