La Casa Municipal de Praga, cumple su 105 aniversario

22-11-2017

La Casa Municipal, uno de los edificios más emblemáticos de estilo modernista en Praga, cumple 105 años de su existencia.

La Casa Municipal de Praga, foto: Jolana Nováková, ČRoLa Casa Municipal de Praga, foto: Jolana Nováková, ČRo Ricas decoraciones escultóricas y pinturas al fresco decoran la fachada de la Casa Municipal (Obecní dům), situada en pleno centro de Praga, al lado de la Torre de la Pólvora. Desde el comienzo, el edificio inaugurado al público el 22 de noviembre de 1912, ha sido testigo directo de importantes acontecimientos de la historia nacional.

Sobre todo en 1918, cuando se preparaba la proclamación del Estado Checoslovaco independiente, según recordara hace algún tiempo en entrevista para la Radiodifusión Checa Vlastimil Ježek, director de ese representativo establecimiento socio-cultural.

”El 6 de enero de 1918 fue firmada en este edificio la llamada Declaración de los Reyes Magos, en la que un grupo de políticos checos por primera vez expresó su convicción de que Checoslovaquia debía ser independiente. Más tarde, en abril de ese mismo año, el respetado escritor nacional Alois Jirásek presentó desde el escenario de la Sala Smetana de ese edificio un juramento nacional de los literatos checos. Y el 28 de octubre, en otro de los salones locales inició sus labores el llamado Comité Nacional Checoslovaco. Y también precisamente en este edificio representantes del imperio Austro-Húngaro entregaron el poder sobre los territorios checos y eslovacos al mencionado comité”.

”El 6 de enero de 1918 fue firmada en la Casa Municipal de Praga la llamada Declaración de los Reyes Magos, en la que un grupo de políticos checos por primera vez expresó su convicción de que Checoslovaquia debía ser independiente”.

La creación del Estado Checoslovaco independiente fue anunciada por el Comité Nacional Checoslovaco poco después desde el balcón de la Casa Municipal, según recordara cierta vez el destacado historiador de arte checo, Václav Vilém Štech, quien fuera uno de los miembros del mencionado comité.

”Enseguida después me tocó tener turno de trabajo de noche. A diferencia de la euforia que reinaba en las calles, donde la multitud cantaba, bailaba y a la vez echaba abajo cualquier decoración en la que aparecía el águila con la doble cabeza, símbolo de la Casa de Austria, para nosotros comenzaba una nueva realidad cotidiana. El futuro era inseguro, pero lo más importante era que habíamos conseguido la libertad”.

Aquellos tiempos los recuerda actualmente una placa conmemorativa en el edificio, con los retratos de un grupo de representantes de la resistencia nacional, quienes en el llamado Club Masculino de la Casa Municipal planificaron la proclamación de la independencia del país, entre ellos, Alois Rašín, Jiří Stříbrný y Antonín Švehla.

La Casa Municipal de Praga es una joya arquitectónica

La Casa Municipal de Praga, foto: Karelj / free domainLa Casa Municipal de Praga, foto: Karelj / free domain La Casa Municipal atrae desde lejos la atención de los turistas y habitantes de Praga que hoy en día pasan a diario por el lugar. El edificio, construido entre 1905 y 1912 según el proyecto de los arquitectos Antonín Balšánek y Osvald Polívka, fue situado en el lugar donde antaño se encontraba la residencia de los reyes de Bohemia, la Corte Real.

En su abundante decoración participaron renombrados pintores y escultores nacionales de comienzos del siglo XX, como Mikoláš Aleš, Max Švabinský, František Ženíšek, Ladislav Šaloun, Josev Václav Myslbek, Alfons Mucha y otros. Gracias a ello, además de ser una de las mejores obras arquitectónicas de estilo modernista en la capital checa, la Casa Municipal reúne muestras de las artes plásticas checas de comienzos del siglo XX.

Aquí se reunió Havel con el primer ministro comunista

El edificio tampoco quedó de lado durante los acontecimientos que acompañaron los cambios democráticos en el país en el año 1989, como destacara el director de la Casa Municipal, Vlastimil Ježek.

Vlastimil Ježek, foto: Filip Jandourek, ČRoVlastimil Ježek, foto: Filip Jandourek, ČRo “Resulta obvio que el primer encuentro del líder de la Revolución de Terciopelo de 1989, Václav Havel, con el entonces primer ministro y líder comunista Ladislav Adamec, se celebró precisamente aquí”.

En mayo de 1990, la Sala Smetana de la Casa Municipal fue testigo de un espléndido concierto dirigido en el festival internacional ‘Primavera de Praga’ por Rafael Kubelík, quien había regresado a su país de origen después de 42 años de exilio, tras rechazar vivir bajo un régimen comunista.

Con motivo del centenario de la independencia de la República Checoslovaca, a celebrarse en 2018, la Casa Municipal de Praga prepara una exposición a ser inaugurada el 28 de octubre, día del aniversario, y que se prolongará hasta febrero de 2019. La exhibición reflejará los principales acontecimientos del año 1918 que desembocaron en la proclamación de la independencia de la República Checoslovaca, y estará dirigida en especial a los escolares y los estudiantes.

22-11-2017