La calidad de la educación en Chequia cae preocupantemente según la OCDE

08-12-2010

Los alumnos checos son los que más han empeorado su formación académica en los últimos años de los más de 30 países que configuran la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica. Ante los resultados del estudio de la institución, el ministro de Educación ha puesto en su punto de mira a los centros de educación.

Los alumnos checos son los que más han empeorado su formación académica en los últimos años de los más de 30 países que configuran la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica. Ante los resultados del estudio de la institución, el ministro de Educación ha puesto en su punto de mira a los centros de educación.

El informe PISA 2009 evalúa como son capaces de aplicar su formación escolar en diferentes situaciones de la vida corriente los alumnos de 15 años de un total de 65 países, los miembros de la OCDE y los asociados a esta organización. Esas habilidades se agrupan en tres secciones: matemáticas, ciencias, y la que ha centrado el estudio de este año, la destreza lectora. En las dos primeras Chequia está dentro de la media de los países de la OCDE, que pasan por ser los Estados más avanzados del planeta. Sin embargo en lectura, ha quedado por debajo, en el puesto 27 de 34 países, una posición por detrás de España y una por encima de Eslovaquia, lejos de Corea del Sur y Finlandia, que han obtenido las mejores notas en general.

Para el ministro de Educación, Josef Dobeš, los resultados son alarmantes. Achaca la mala clasificación a los cambios de política educativa que se suceden con cada nuevo ministro, pero considera que con él ya se han empezado a hacer bien las cosas, explicó.

Josef DobešJosef Dobeš “Tenemos que evaluar la calidad de nuestra educación y de nuestros profesores, simplificar la burocracia y cambiar la financiación de las escuelas. Estas son algunas de las cosas en las que ya estamos trabajando y debemos continuar. La tranquilidad que tenemos es que la dirección que llevamos es la adecuada”.

Sin embargo es precisamente la tendencia de la educación checa lo más preocupante. La caída de la valoración desde 2003 hasta ahora ha sido la más pronunciada con diferencia de todos los países de la OCDE. En matemáticas por ejemplo, es de un 22 por ciento, pero en las tres categorías es peor.

Para la profesora de lengua Helena Stejskalová, las nuevas tecnologías y el propio modo de vida actual tiene mucha culpa del descenso, tal y como cuenta.

“Los libros tienen hoy día demasiada competencia con Internet, los juegos de ordenador, y por supuesto con las películas y la televisión”.

Pero el ministro de Educación, Josef Dobeš cree que los padres deberían implicarse más en la educación de los hijos. Por otra parte, considera que los resultados de pruebas realizadas a nivel nacional, como los de bachillerato estatal que se implantan el año que viene, y otros pensados para los niveles de 5º y 9º, ayudarán a establecer conclusiones. Los centros de educación se han colocado en su punto de mira, porque amenaza con cerrar los que obtengan malos resultados en estas pruebas.

Otro dato que llama la atención de la educación en Chequia es que, según expertos como el sociólogo Petr Matěj, de todos los países comparados es en el que más afecta el nivel de formación y renta de los padres en el éxito de la formación del menor, además del tipo de centro de educación secundaria en el que se inscribe.

08-12-2010