Klaus: "La inmigración es uno de los orígenes esenciales del terrorismo"

18-07-2005

El presidente checo, Václav Klaus, sostuvo en una entrevista publicada el sábado por el diario Mladá Fronta Dnes, que el multiculturalismo es uno de los orígenes esenciales del terrorismo. La mayoría de los políticos de los partidos parlamentarios checos rechazaron esa opinión.

Presidente checo, Václav KlausPresidente checo, Václav Klaus "Europa es demasiado abierta en cuanto a los inmigrantes de otras partes del mundo", indicó Klaus insinuando que los mismos se convierten en el caldo de cultivo del terrorismo.

"La migración masiva surgió como una ideología falsa de que existe un derecho común de ambular por cualquier parte del mundo", expresó el mandatario checo, agregando que los extranjeros deberían respetar las leyes del respectivo país de acogida y no permanecer como ciudadanos del país que han abandonado.

Las opiniones del presidente encontraron apoyo en el extremo derecho del espectro político, mientras que la mayoría de los políticos de izquierda rechazaron sus declaraciones.

Casi todos los políticos coinciden en que los inmigrantes deben respetar las leyes del país en el que quieran vivir, pero según indicó, entre otros, el primer ministro checo y vicepresidente de la Socialdemocracia Jirí Paroubek, no es cierto que sólo la migración sea un impulso del terrorismo.

Viceprimer ministro socialdemócrata, Zdenek SkromachViceprimer ministro socialdemócrata, Zdenek Skromach Así lo opina también el líder de los democristianos, Miroslav Kalousek, que además señaló que la mezcla de culturas siempre ha sido enriquecedora para Europa, y en especial para las Tierras Checas, donde se enfrentaron durante varios siglos la cultura occidental con la oriental.

Por su parte, el vicepresidente del Partido Comunista, Vojtech Filip, afirmó que el multiculturalismo sólo es el resultado de un desarrollo económico desigual en los respectivos países, y que este fenómeno se basa principalmente en la situación económica; mientras que el viceprimer ministro socialdemócrata, Zdenek Skromach, calificó las opiniones del presidente directamente de insensatas. "Me parece que el presidente vive todavía en el siglo pasado. En la era de la globalización no es posible encerrarse ante los demás países", indicó Skromach.

Václav Klaus sólo encontró respaldo en el conservador Partido Cívico Democrático. El jefe actual de dicha formación política, Mirek Topolánek, sostuvo que "Europa sufre por un multiculturalismo que empieza a destruir por dentro su propia cultura" y pide leyes de inmigración más severas.

18-07-2005