Klaus: “Grecia es víctima del euro. Su crisis no tiene solución”

18-06-2012

El presidente checo, Václav Klaus, considera que el resultado de las elecciones en Grecia no va a mejorar las expectativas del país mediterráneo. Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, culpó a los sucesivos gobiernos helenos de la gran crisis en la que están inmersos.

Foto: ČTKFoto: ČTK Toda Europa ha estado siguiendo con preocupación las elecciones griegas del fin de semana por las consecuencias que podría tener una salida del país de la moneda única. En ellas finalmente se impusieron los conservadores, defensores de permanecer dentro de la zona euro.

Sin embargo para el presidente checo, Václav Klaus, entrevistado este domingo en la Radiodifusión Checa, este resultado en los comicios no mejorará sus perspectivas.

“Es totalmente erróneo pensar que la victoria en Grecia de los llamados ‘proeuropeos’ es la solución, ya que su deuda, que es impagable, la van a seguir teniendo y en adelante se va a seguir prolongando. Siempre digo que Grecia no ha creado la crisis, que son víctimas de la eurozona. Cuando fueron atados sin compasión al euro se creó un problema, fue un error aceptarlos. Ahora se quieren resolver las consecuencias, que no tienen solución ni pueden tenerla”.

Václav Klaus, foto: Archivo del Gobierno ChecoVáclav Klaus, foto: Archivo del Gobierno Checo Los mercados internacionales parecen dar la razón al presidente Klaus este lunes, ya que durante la mañana no han dado tregua a otros países que sufren las consecuencias de la crisis griega, como España. La prima de riesgo de Madrid marca de nuevo máximos históricos sin atender a los resultados electorales en Atenas, que en un principio tenían que haber supuesto un bálsamo.

Al contrario que Klaus, el ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, recordó que nadie obligó a Grecia a entrar en la zona euro, en la que están desde la creación de la moneda única, tras falsear datos para ser aceptados, dijo.

“No podemos decir que sean inocentes. El griego de la calle no tiene culpa, pero hay que reconocer que las élites políticas en el poder se aprovechaban de todo y la gente común vivía mucho peor. Muchas cosas no se hicieron bien”.

Karel SchwarzenbergKarel Schwarzenberg En lo que coincide el ministro con el presidente Klaus es en no ver una solución al problema. Tampoco una supuesta vuelta a su moneda anterior, el dracma, aplacaría las consecuencias de la crisis, opina el jefe de la diplomacia checa, ya que eso no lograría que los acreedores dejaran de reclamar la devolución de la deuda.

En la República Checa vive una comunidad griega de unas 3.500 personas que no pudo participar en los comicios, ya que según la ley de ese país no se puede ejercer el derecho a voto en las sedes diplomáticas en el exterior, ni por correo.

Los griegos se establecieron en Checoslovaquia especialmente tras la Segunda Guerra Mundial. En los últimos tiempos esa minoría ha vuelto a crecer, al llegar al país familiares de aquellos exiliados escapando de la crisis griega. Con un paro superior al 20%, también llegan cada vez más jóvenes a Praga en busca de trabajo y estabilidad, al igual que ocurre con los españoles.

18-06-2012