Klaus: “En lo material vivimos en el mejor periodo de nuestra historia”

29-10-2012

La República Checa celebró el 94 aniversario de la proclamación de la independencia de la entonces Checoslovaquia. El presidente Václav Klaus concedió 22 distinciones estatales en el Castillo de Praga y en su discurso pidió a la ciudadanía respeto y valentía, además de criticar el proceso de integración europeo.

Václav Klaus, foto: ČTKVáclav Klaus, foto: ČTK La República Checa celebró este domingo el surgimiento de la Checoslovaquia independiente tras el fin de la Primera Guerra Mundial. El país se va acercando al siglo desde que se creó el estado moderno en el que hoy sigue desarrollándose, aunque como el propio presidente Václav Klaus recordó, gran parte de este periodo lo pasó ocupada por la Alemania nazi, o dominada por la Unión Soviética. Hace veinte años además, Checoslovaquia se partió en dos con la separación de Eslovaquia, pese a lo que la celebración mantiene todo su sentido.

Tras los actos simbólicos de la mañana en el Monumento Nacional de Vítkov, acompañado por representantes y tropas del Ejército, por la tarde en el Castillo, Klaus reflexionó sobre el momento actual que atraviesa la República Checa.

“Una parte considerable de nuestra ciudadanía está dominada hoy día por la insatisfacción, aunque a pesar de todos los problemas que tenemos, vivimos, algo que no dejo de recordar, en el mejor periodo de nuestra historia en cuanto a lo material. Los datos europeos dicen que tenemos el porcentaje más bajo de personas que viven bajo el umbral de la pobreza”.

Alexander Beer, foto: ČTKAlexander Beer, foto: ČTK Klaus sin embargo recordó que hay quien no vive bien en el país y que los esfuerzos políticos para estabilizar la economía y frenar la deuda del Estado amenazan la calidad de vida de algunos conciudadanos.

Criticó el mandatario las políticas sociales que han endeudado al Estado por encima de sus posibilidades pero sin embargo apostó por recuperar el sistema social y como es habitual en él, no dejó pasar la oportunidad, en la última fiesta nacional que presidirá antes de abandonar su cargo a principios de 2013, de arremeter contra la Unión Europea. Para Klaus, ni la moneda única, “como ya se ha demostrado”, ni los fondos de cohesión europeos son la solución. Además, la democracia está amenazada, tanto en la República Checa como en toda Europa, según el presidente, por unos Estados cada vez más débiles en pos de la integración europea y por culpa de “medios de comunicación y grupos intelectuales y de interés sin relación real con la esfera económica”.

Václav Klaus, Ota Filip, foto: ČTKVáclav Klaus, Ota Filip, foto: ČTK El presidente Václav Klaus también entregó 22 distinciones oficiales. Los veteranos de la Segunda Guerra Mundial Alexander Beer y Vasil Korolov fueron galardonados con la mayor distinción estatal, la Orden del León Blanco, por sus méritos en la defensa de la patria. Entre los otros condecorados destacan los ex presos políticos del régimen comunista Jaroslav Fořt y Josef Plocek, el escritor Ota Filip, el ex guardameta de fútbol Ivo Viktor o la dos veces medalla de oro olímpica, la lanzadora de jabalina Barbora Špotáková.

29-10-2012