Klaus: “Chile y Chequia son países estables, prósperos y exitosos”

06-04-2011

Un acuerdo en materia de turismo firmaron la República Checa y Chile en el marco de la visita del presidente Václav Klaus a esa nación sudamericana, que concluye este miércoles. Y mientras el presidente Klaus alabó los logros económicos chilenos, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, indicó que Chequia era un ejemplo para el mundo.

Václav Klaus y Sebastián Piñera, foto: ČTKVáclav Klaus y Sebastián Piñera, foto: ČTK Muy ajetreada está siendo la gira del presidente checo, Václav Klaus, por Chile. A la visita a La Moneda, la sede de Gobierno, el lunes, sumó un encuentro, el martes, con los parlamentarios en el Congreso chileno, que está ubicado en Valparaíso.

Este miércoles la agenda incluía un traslado al norte, a los observatorios astronómicos de la zona de Antofagasta, que tanto le interesan a Klaus, para emprender el regreso a Chequia en la noche del miércoles, hora chilena (madrugada de Chequia).

Y como era de suponer, cargada de buenas noticias, de proyectos y acuerdos, como uno sobre cooperación turística firmado el lunes.

El presidente Klaus sostuvo que no era de extrañar que Chile y Chequia quisieran fortalecer sus lazos comerciales, debido a la propia naturaleza de la industria checa.

“El sector industrial ha sido siempre nuestro fuerte. En los años 20 del siglo pasado exportábamos de manera intensa a Chile productos de la industria de consumo. Tras la Segunda Guerra Mundial empezamos a exportar más productos industriales y dedicarnos a las inversiones complejas, que es nuestra mayor ventaja comparativa”.

ValparaísoValparaíso Y ya en su discurso ante el Congreso en Valparaíso, el presidente Klaus alabó los logros chilenos y los comparó con los éxitos alcanzados por su propio país.

“A finales del siglo XX ambos países se pusieron en camino de la recuperación democrática y hoy en día somos países estables, prósperos y exitosos; hace siete años la República Checa pasó a ser miembro de la Unión Europea, hemos superado la reciente crisis económica, su sector financiero es sano y somos uno de los países que se desarrollan dinámicamente”, subrayó.

Sebastián Piñera y Václav Klaus, foto: ČTKSebastián Piñera y Václav Klaus, foto: ČTK En su vista a La Moneda, la sede del Gobierno chileno, el día anterior, Klaus fue recibido por el presidente Piñera, quien sostuvo que la República Checa era un ejemplo a seguir.

“Pero ha sido una república que ha logrado abrazar las ideas de la libertad, de la paz, del respeto al derecho internacional, el respeto a los derechos humanos. Y hoy día, sin duda, es un país que es un verdadero ejemplo para el mundo entero, en su desarrollo económico, en su democracia, en su apertura e integración al mundo”.

El presidente chileno agregó que habían intercambiado muchos puntos de vista y habían llegado a muchos acuerdos con Klaus.

“Por lo pronto, este acuerdo de turismo. La República Checa es una potencia mundial en materia de turismo, tenemos mucho que aprender de ella”, indicó Piñera.

Karel Schwarzenberg, Václav Klaus, Sebastián Piñera, Juan Andres Fontaine, foto: ČTKKarel Schwarzenberg, Václav Klaus, Sebastián Piñera, Juan Andres Fontaine, foto: ČTK En tanto, el ministro de RR.EE. checo, Karel Schwarzenberg, también de visita en Chile, dijo que el triste eco del turista checo que incendió las Torres del Paine en 2005 ya había quedado atrás, gracias a la inversión que Chequia había hecho para recuperar las pérdidas.

Torres del PaineTorres del Paine “Los chilenos se alegran mucho por eso. Parece, que después de que lo habíamos incendiado, ahora están muy satisfechos con lo que hicimos respecto a la renovación. Tanto el presidente como el ministro de RR.EE. de Chile nos han alabado y quieren que continuemos en la colaboración bilateral en ese sentido. Hoy día no hay dinero para nada en ningún lado, así que tendré que convencer a mis colegas para sacar los medios necesarios, porque esto es muy importante para nosotros. Es como una tarjeta de visita que presentamos aquí”.

Finalmente, Sebastián Piñera no quiso dejar de lado el humor que tanto le caracteriza y sostuvo que Klaus era una de las tres súper K de Chequia, junto a Kafka y Kundera. Además, agradeció a su homónimo checo la invitación que le extendiera para visitar oficialmente la República Checa en un futuro próximo.

06-04-2011