Joven físico checo investiga rayos "omnividentes"

14-06-2006

La Academia de Ciencias Checa premió este martes al joven físico Filip Kadlec que se dedica a la investigación de la radiación terahertz desde hace varios años. Los rayos terahertz permiten leer un libro sin abrirlo o descubrir una caries dental en su fase inicial.

Filip Kadlec (a la izquierda) y el presidente de la Academia de Ciencias Checa, Václav Paces (Foto: CTK)Filip Kadlec (a la izquierda) y el presidente de la Academia de Ciencias Checa, Václav Paces (Foto: CTK) "La ciencia es divertida", afirma el científico de 35 años de edad. Su campo de investigación son los rayos "omnividentes". Gracias a sus características que superan la capacidad de los rayos X, la radiación terahertz podría encontrar una tierra fértil en la medicina, opina Filip Kadlec. Los rayos terahertz distinguen, por ejemplo, las células sanas de las cancerígenas.

En los Correos podrían utilizarse para examinar el contenido de sobres sospechosos sin tener que abrirlos. El problema consiste en que el enfoque del aparato para que funcione debidamente es muy complicado. El control de un sobre tomaría media hora.

Sin embargo, Filip Kadlec, está convencido de que vale la pena proseguir la investigación de esta radiación indicando como ejemplo Brasil, que inventó la tracción de automóviles a alcohol. La crisis petrolera mostró a los que se burlaron de los brasileños que su invento podría tener un gran futuro.

El físico checo destaca la importancia de la cooperación entre las empresas industriales y los científicos.

"Creo que en la República Checa falta una interacción entre la investigación y las empresas industriales que a menudo ni saben cuan cerca hay un científico que puede ayudarles", dijo Kadlec.

Los rayos terahertz podrían servir a la policía en la búsqueda de drogas y de explosivos. Pudieron impedir asimismo la tragedia del Columbia en febrero 2003 ya que son capaces de descubrir una grieta minúscula que los demás aparatos no detectan, opina el joven científico.

Además de Filip Kadlec recibieron el premio de la Academia de Ciencias el biólogo Zdenek Kaplan, que investiga las plantas poligonáceas, y el sociólogo y economista Martin Lux, que contribuyó a solucionar los problemas de la vivienda en la República Checa.

14-06-2006