Jaroslav Heyrovský, el químico checoslovaco Premio Nobel

El profesor de química Jaroslav Heyrovský fue galardonado con el Premio Nobel a finales de los años 50, y eso casi 40 años después de realizar su descubrimiento cumbre – el método de polarografía.

Jaroslav Heyrovský, foto: archivo ÚFCH J. Heyrovského AV ČR, CC BY-SA 3.0Jaroslav Heyrovský, foto: archivo ÚFCH J. Heyrovského AV ČR, CC BY-SA 3.0 Jaroslav Heyrovský nació en Praga en 1890. Realizó sus estudios de física, química y matemáticas en la Universidad Carolina, para después hacer su máster en University College de Londres y en su posgrado empezó a dedicarse a la electroquímica.

Durante la Primera Guerra Mundial ejerció de paramédico en Innsbruck. Tras la guerra trabajó en la Universidad Carolina, donde llevó a cabo su descubrimiento crucial – la polarografía, hoy día uno de los varios métodos voltamétricos de análisis de sustancias. El profesor Jiří Ludvík del Instituto de Química Física de J. Heyrovský de la Universidad Carolina explicó el funcionamiento del llamado polarógrafo.

“El electrodo de gota de mercurio gotea en un recipiente y está conectado a una fuente de tensión”.

Gracias a este sistema se puede averiguar de qué se componen los líquidos, es decir, de qué tipo son los componentes y cuál es la cantidad de sustancias que contiene. Los científicos descubren así el comportamiento y las características de nuevas sustancias. Jiří Ludvík describió que alguien, tarde o temprano, llevaría a cabo este descubrimiento, sin embargo, Heyrovský fue el primero y así dio paso al desarrollo de la electroquímica moderna.

“Heyrovský fue el primero al que se le ocurrió que se podría registrar la corriente en relación al potencial, es decir, gracias a que cambiamos el potencial, podemos escanear las posibilidades de oxidación y reducción de las sustancias y registrar la cantidad de la tensión, que corresponde a la concentración, y del potencial, que corresponde al tipo de sustancia”.

El polarógrafo de Jaroslav Heyrovský, foto: Lukáš Mižoch, CC BY-SA 3.0El polarógrafo de Jaroslav Heyrovský, foto: Lukáš Mižoch, CC BY-SA 3.0 Un enigma sigue siendo su obtención del Premio Nobel. Heyrovský realizó su descubrimiento en el año 1922, pero fue galardonado casi cuatro décadas más tarde. Květoslava Stejskalová del Instituto de Química Física de J. Heyrovský opina que la causa fue de índole política, ya que en 1938 Checoslovaquia fue ocupada por la Alemania nazi y las universidades checas fueron cerradas.

“Estalló la Segunda Guerra Mundial y en el momento en el que los estudiantes y pedagogos empezaron a abandonar las universidades, tras ser cerradas, Heyrovský aceptó la oferta que le hizo su colega alemán, aunque antifascista, de poder quedarse en una de las universidades haciendo sus investigaciones. Heyrovský aceptó la oferta sin darse cuenta de que eso en el futuro sería calificado de colaboración”.

Jiří Ludvík, al contrario, sostiene que Heyrovský tuvo que esperar 40 años para recibir el premio debido a un colega sueco que bloqueaba por envidia sus 17 nominaciones.

Sin embargo, en 1959 Jaroslav Heyrovský fue galardonado con el Premio Nobel por su invento del método de polarografía, y eso ya en la época en la que Checoslovaquia pasó a ser uno de los satélites de la Unión Soviética. A recibir su medalla en Estocolmo pudo acompañarlo solo su esposa, sus dos hijas tuvieron que permanecer en Checoslovaquia, ya que los comunistas temían que el científico no volviera al país.

Heyrovský sigue siendo uno de los científicos checos más destacados.