Jan Klusák, un clásico moderno de la música checa

20-12-2004

Las obras de música clásica contemporánea provocan con frecuencia sensaciones confusas. Como si se tratara de un mundo herméticamente cerrado. El compositor checo, Jan Klusák, intenta servir de puente para ayudar al público a superar esta barrera. Sus composiciones, a veces controvertidas, se escuchan con frecuencia en las salas de concierto checas y extranjeras.

Una amplia invención musical, originalidad y búsqueda constante caracterizan las composiciones de Jan Klusák, al igual que el parentesco espiritual con la obra de Gustav Mahler y Federico Smetana. Propias a sus composiciones son también la mistificación, la ironía y el humor musical.

Parece increíble pero el sueño infantil de Jan Klusák era convertirse en compositor. Fiel a este deseo, comenzó a estudiar música y composición. Uno de sus profesores fue el renombrado compositor checo, Václav Trojan.

Jan Klusák es autor de más de 150 composiciones, así como de óperas y música para ballet. Entre las más valoradas por la crítica son las obras musicales "Cuatro Ejercicios Musicales sobre textos de Franz Kafka" y "Variación Orquestal sobre Gustav Mahler".

En 1999 logró uno de sus objetivos: componer un poema sinfónico. Por medio del mismo, el autor reflexiona sobre la historia de la nación checa. Con esta obra, Jan Klusák quiso rendir homenaje a su compositor predilecto, Federico Smetana.

Jan Klusák es, además, autor de música para teatro y cine. Su obra está vinculada, sobre todo, a la llamada "nueva ola del cine checo", de los años 60. El músico no superó la tentación de incorporarse al mundo de los actores y apareció en papeles menores de varias películas de aquella época, como "Margaritas", de Vera Chytilová.

Jan Klusák, que este año cumplió 70 años, es sin duda una de las grandes figuras de la música checa contemporánea.

20-12-2004