Intensas nevadas causan numerosos problemas en el país

15-11-2007

El norte del país está cubierto por grandes cantidades de nieve, que causaron complicaciones en el transporte y en el suministro de electricidad. Los meteorólogos anuncian más nevadas y los fanáticos de deportes invernales se alegran.

Foto: CTKFoto: CTK El invierno empezó en la República Checa más temprano de lo habitual. En la mitad de noviembre, las montañas checas ya tienen un metro de nieve, porque desde el pasado viernes no ha parado de nevar. Esta situación ha causado problemas en el transporte y en el suministro de electricidad.

En todo el territorio quedaron sin energía eléctrica más de 80 mil de familias. La peor situación se vive en el norte, en las regiones de Liberec y Hradec Králové, donde la Empresa Energética Checa (CEZ) trabaja arduamente en la renovación del suministro. La portavoz de la empresa, Sárka Beránková, aclara que a veces se trata de un trabajo muy difícil.

“En algunos de los casos debemos utilizar vehículos pesados, sobre todo cuando se trata de árboles o ramas gruesas que cortaron las líneas eléctricas, pero lo que más nos complica la situación es el suelo extremamente barroso y húmedo”, explicó la portavoz.

Foto: CTKFoto: CTK La situación en el norte se agravó este jueves. En las regiones mencionadas la CEZ tuvo que proclamar el estado de calamidad. La nieve caía sin cesar, soplaba un viento fuerte y las temperaturas alcanzaban valores bajo cero. Las sucursales locales de la empresa energética no tuvieron capacidad para reparar rápidamente los cables eléctricos. Beránková contó que tuvieron que recibir ayuda extra.

“Nuestros equipos de emergencia fueron reforzados. Varios grupos de urgencia acudieron en auxilio al norte desde otras regiones del país donde no hay problemas. También nos ayudan mucho las empresas privadas. Así que hacemos el máximo esfuerzo para renovar el suministro de electricidad”, informó Beránková.

Los meteorólogos continúan anunciando nieve. Sin embargo, durante el fin de semana los copos de nieve deberían ser sustituidos por fuertes heladas de hasta menos diez grados centígrados. Para este fin de semana también los centros de esquís anunciaron el comienzo de la temporada. Las pistas se abrirán y los fanáticos de deportes invernales se desplazarán a las montañas. Por eso en las carreteras se esperan complicaciones y los conductores deberán prestar mayor atención en el camino hacia la nieve.

15-11-2007