Industria checa acusa la peor caída de la historia

25-03-2009

Malas noticias. La caída de la industria checa como consecuencia de la crisis es vertiginosa. Los especialistas dicen que se trata de la peor situación en la historia del país y que la crisis no ha tocado fondo.

Pavel MertlíkPavel Mertlík La industria checa acusó en enero la mayor caída de la historia. El sector registró un descenso interanual del 23,3 por ciento, lo que no esperaban ni los más pesimistas.

Pavel Mertlík, antiguo ministro de Finanzas y hoy experto del Raiffeisen Bank, asegura que la situación en el país responde a la recesión mundial y por supuesto a los problemas que afectan al sector automovilístico.

“Se trata en primer lugar de la crisis mundial, al tiempo que debemos tomar en cuenta la reducción de las exportaciones, sobre todo en el sector automovilístico. Creemos, no obstante, que en los próximos meses la situación mejore”, matizó Mertlík.

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas checa además de la caída en el sector automovilístico, un gran descenso se registró también en la maquinaria y la siderurgia.

Todo esto se refleja naturalmente en el aumento del desempleo que registra una tendencia ascendente. La República Checa registra actualmente el 7,5 por ciento de desempleo y los especialistas coinciden en llegará al 10 por ciento y resultará muy difícil lograr frenarlo.

El director general de la Asociación de Industria y Transportes, Zdeněk Liška, indicó que mucho dependerá de la situación en la eurozona y ante todo en la vecina Alemania.

“El 80 por ciento de nuestra producción se exporta a la eurozona. Esto quier decir que si, por ejemplo, en Alemania acusan un descenso del 17 por ciento, eso se refleja directamente en la República Checa”, apuntó Liška.

Algunos expertos en la materia aseguran que el mes de enero representó lo peor de la crisis, otros indican que la crisis no ha tocado fondo y que lo más grave está aún por venir.

25-03-2009