Imputan al ex primer ministro Petr Nečas por sospechas de soborno

12-02-2014

La Policía Checa inculpó al ex primer ministro Petr Nečas por sospechas de soborno. Los cargos contra el antiguo jefe del Gobierno forman parte de las investigaciones de un gran caso de cohecho que impulsó la caída del Gabinete de Nečas.

Petr Nečas, foto: ČTKPetr Nečas, foto: ČTK Tres diputados del Partido Cívico Democrático, Ivan Fuksa, Marek Šnajdr y Petr Tluchoř se amotinaron en 2012 contra el líder de su agrupación y primer ministro Petr Nečas.

Los legisladores pusieron a Nečas contra la pared en un momento crucial. Necesitaba que la Cámara Baja aprobara un paquete tributario que serviría, entre otros, para no disparar el déficit del presupuesto nacional.

A pesar de ser del partido gubernamental, los tres diputados amenazaron con votar en contra. Pero en octubre de 2012 como por arte de magia anunciaron que abandonaban sus escaños parlamentarios para el bien del Partido Cívico Democrático y del Gobierno.

No mucho tiempo después los tres ex diputados aparecieron en altos cargos en empresas en las que el Estado es accionista.

La Policía Anticorrupción inculpa ahora al ex primer ministro Petr Nečas de cohecho, pero tanto él como algunos de sus fieles seguidores sostienen que se trata de un caso de persecución política, tal como indicara el diputado cívico-demócrata Marek Benda a la Televisión Checa (ČT).

Marek Benda, foto: Anna DuchkováMarek Benda, foto: Anna Duchková “Tengo la sensación de que se trata del último y desesperado intento del fiscal de justificar la redada por él ordenada el año pasado en la sede del Gobierno”.

Los políticos y abogados mantienen un ácido debate con el objetivo de definir qué puede y debe catalogarse como cohecho. El primer vicepresidente del Partido Cívico Democrático, Jan Zahradil, parece tener las cosas muy claras.

“Considero que la otorgación de funciones en entes públicos o en empresas mixtas no puede calificarse como corrupción”.

Las sospechas de la Policía Anticorrupción parten del hecho de que durante una investigación sobre los vínculos de los llamados ‘padrinos’, así se denomina a empresarios de baja reputación, con las altas esferas políticas, cayó en las redes la antigua jefa del Despacho de Nečas, actualmente su esposa.

La Fiscalía sostiene que siendo primer ministro Nečas prometió a los tres diputados ‘rebeldes’ cargos en empresas con acciones del Estado a cambio de que abandonaran sus puestos en el Parlamento, lo que permitiría que se aprobara su paquete tributario.

Algunos políticos del Partido Cívico Democrático reconocen que semejante acuerdo puede alejarse de la ética, pero no que debería ser punible.

Los tres diputados ‘rebeldes’ fueron imputados y enviados a prisión preventiva por sospechas de aceptar sobornos, pero meses después los Tribunales los absolvieron argumentando que en el momento del ‘acuerdo’ les protegía la inmunidad parlamentaria.

En un principio el ex primer ministro Nečas figuró en el caso como testigo, pero ahora se encuentra en el banquillo de los acusados, aunque tras la liberación de sus ‘socios’ es muy probable que corra la misma suerte, ya que en Chequia todavía resulta difícil determinar qué es corrupción y qué no.

12-02-2014