Iglesia y Estado firman la paz por la Catedral de Praga

25-05-2010

Tanto el Estado como la Iglesia católica se harán cargo del cuidado de la Catedral de San Vito, en el Castillo de Praga. El acuerdo firmado el lunes entre el presidente de la República Checa, Václav Klaus, y el arzobispo de Praga, Dominik Duka, pone fin a 18 años de enfrentamiento y procesos judiciales.

Václav Klaus y Dominik Duka, foto: ČTKVáclav Klaus y Dominik Duka, foto: ČTK En menos de dos meses, el nuevo arzobispo de Praga, Dominik Duka, ha conseguido lo que no pudo en 18 años su predecesor, el cardenal Miloslav Vlk. La paz se ha instaurado por fin en las relaciones entre el Estado y la Iglesia en relación a la propiedad y el uso de la Catedral de San Vito.

“El Estado y la Iglesia católica, al igual que hicieron durante muchos siglos en el pasado, unirán sus esfuerzos en el cuidado de la Catedral”, anunció el presidente checo, Václav Klaus, en el acto de la firma del acuerdo.

La Catedral de San VitoLa Catedral de San Vito El sacerdote Milan Badal, del arzobispado de Praga, presente en las negociaciones, explica el pacto.

“El cuidado conjunto de la Catedral significa que las dos partes reconocen que no se trata de un edificio solamente religioso o litúrgico, y que tiene un interés cultural, entre otros, también para quienes no son creyentes, por lo que lo correcto es que se ocupen de ella conjuntamente”.

Václav Klaus se refirió al templo como “un extraordinario símbolo nacional en el sentido histórico, espiritual y cultural”. El templo pertenecerá definitivamente al Estado, que asegurará los medios económicos para su cuidado y permitirá el usufructo a la Iglesia de dos edificios más, además de la Catedral. Václav Klaus y Dominik Duka, foto: ČTKVáclav Klaus y Dominik Duka, foto: ČTK Se trata del Prebostazgo Antiguo y de la conocida como Casa de Mladota, necesarias para el uso del templo. La Iglesia por su parte deberá retirar el recurso presentado hace un año ante el Tribunal Constitucional sobre la propiedad del edificio. Desde el año 1992, varias resoluciones judiciales otorgaron la Catedral a veces al Estado, a veces a la Iglesia, hasta que el Tribunal Supremo se decantó finalmente por el primero.

El acuerdo prevé la creación de un consejo que decida sobre la gestión del templo, el más visitado del país. Lo integrarán los siete poseedores de las llaves necesarias para acceder a las joyas de la coronación, que son el presidente de la República, el arzobispo y el preboste de Praga, los presidentes de las dos Cámaras del Parlamento, el primer ministro, y el alcalde mayor de Praga¨.

25-05-2010