Hace 25 años los soldados soviéticos salieron de Checoslovaquia

26-02-2015

Las tropas del Ejército soviético invadieron Checoslovaquia en 1968 para aplastar la intentona reformista conocida como ‘La Primavera de Praga’. Este jueves se cumplen 25 años de la salida de las tropas agresoras que abandonaron el país como consecuencia de la derrota del comunismo en Europa.

Foto: ČT24Foto: ČT24 En noviembre de 1989 la Revolución de Terciopelo acabó con el comunismo en Checoslovaquia. La democracia se filtró a través de la derruida Cortina de Hierro, pero en el país permanecían miles de soldados soviéticos esperando instrucciones de Moscú.

En los turbulentos días que siguieron después del fin del régimen comunista checoslovaco, que llevaron al dramaturgo Václav Havel a la silla presidencial, era urgente deshacerse de los ocupantes rusos que podían amenazar la libertad recién conseguida.

La cabeza visible de las negociaciones con los soldados soviéticos fue Michal Kocáb. Un cantante de rock sin experiencia política, pero hombre de confianza de Havel y del movimiento disidente anticomunista.

Se trató de una tarea muy difícil, porque nadie estaba en condiciones de pronosticar cuál sería la reacción de los generales soviéticos, recordó Kocáb.

Michael Kocáb, foto: Archivo de Radio PragaMichael Kocáb, foto: Archivo de Radio Praga “Me gusta hacer énfasis en el hecho de que, digamos, se trató del último acto político con consenso nacional. Todos, incluidos los comunistas, querían que el país fuera libre. Fuimos testigos de la desaparición de un bloque de poder, ese fue el fin de la Guerra Fría”.

Las negociaciones no fueron fáciles. Los generales soviéticos decían que su país no estaba en condiciones de recibir a miles de soldados de Europa Oriental, dijo Kocáb.

“Al éxito de la operación ayudó el hecho de que Gorbachov estaba en el Kremlin. En caso de haber aceptado la postergación de la salida cinco o diez años, como sugerían algunos generales, no se puede descartar que todavía estuvieran en nuestro país”.

El último soldado invasor soviético abandonó Checoslovaquia el 13 de marzo de 1990, cerrando uno de los trágicos capítulos de la historia del país. Los daños ecológicos causados por la presencia militar soviética siguen afectando diferentes regiones boscosas del país.

Moscú tenía desplazados a unos 85.000 soldados en Checoslovaquia, que integraban el llamado Frente Central. Disponían de 1500 tanques, 650 cañones de artillería, 90 lanzamisiles y 300 aeronaves entre aviones caza y helicópteros. Posteriormente se descubrió la presencia de misiles con ojivas nucleares.

26-02-2015