Guitarra y flauta checa bajo el cielo argentino

18-02-2004

En Buenos Aires la gente se viste según el tango, anda al compás del tango y aspira el aire perfumado por el tango. Dos jóvenes checas, la flautista Tereza Vecerková y la guitarrista Michaela Waldhauserová, desplegaron el "Cielo argentino" sobre Praga.

"Cielo argentino", así titularon las jóvenes, que forman el duo Musica Graziella, su programa de concierto compuesto de música sudamericana y palabra.

"Tocamos juntas desde hace mucho tiempo. Tratamos de enriquecer los conciertos con otros elementos, para que sea más variado y atraiga a un público más amplio, para que no sea únicamente la música", dice la flautista Tereza Vecerková.

La "Aria Brasileña", de Heitor Villa-Lobos o la "Suite Buenos Aires", del argentino Máximo Diego Pujol, introducen el espectáculo.

"Las dos queremos mucho esa música, porque hay sólo pocos autores que escriben piezas originales para flauta y guitarra. No nos gustan los arreglos de piezas para piano. Además no es la típica música clásica, lleva también algo de jazz", apunta la guitarrista Michaela Waldhauserová.

"El amor es como un pájaro libre que no se deja amansar, está en todas las partes a nuestro alrededor, viene y vuelve a desaparecer", estas palabras suenan de fondo a "Carmen fantasía" del compositor belga Francois Borne.

Pero trasladándonos de nuevo a Argentina, ¿cómo se la imaginan?

"Animada, ardiente, llena de energía y de vida", contestó Tereza Vecerková. "Igualmente así como es este programa", agregó Michaela Waldhauserová.

Se nota que la música interpretada en el concierto "Cielo argentino" ha entrado en los corazones de las jóvenes checas, así como el tango cambió la vida de Astor Piazzolla. El compositor está presente también en el primer disco compacto del duo Musica Graziella, "Rosarium".

 


18-02-2004