Guerreras de la lactancia

Un grupo de madres checas conocidas como las "guerreras de la lactancia materna”, celebraron un amamantamiento colectivo poco antes del mediodía del lunes en las sucursales locales del banco austriaco Raiffeisen Bank.

Foto ilustrativa: seeseehundhund, Pixabay / CC0Foto ilustrativa: seeseehundhund, Pixabay / CC0

Guerreras de la lactancia materna, foto: YouTubeGuerreras de la lactancia materna, foto: YouTube La protesta fue convocada por un incidente específico sucedido en una sucursal de Praga, pero es parte de una campaña a largo plazo para cambiar las actitudes de la sociedad.

Cualquier madre puede imaginarse la escena. Mientras está esperando turno para que le atienda un empleado del banco, a pesar de que su bebé ha dormido durante un rato, empieza a ponerse algo irritable. Claramente necesita alimentarlo en el momento para calmarlo. Al ser un lugar público, intenta ser discreta.

Pero en el caso de Lenka, una joven madre, lo siguiente que sucedió fue que un guardia de seguridad le dio un golpecito en el hombro y le pidió que se fuera. Ella protestó, diciendo que no era una especie de "exhibicionista", solo estaba alimentando a su hijo.

Veronika Němcová, foto: Brian KenetyVeronika Němcová, foto: Brian Kenety Veronika Němcová, una de las decenas de madres que acudieron a esta sucursal bancaria para la protesta en particular, dijo que sentía que era importante para las mujeres expresar su solidaridad.

"Yo misma lo he experimentado personalmente. Y definitivamente puedo sentir un ambiente generalmente hostil en la sociedad cuando se trata de la lactancia materna en público".

En el relato de Lenka sobre el encuentro del pasado 9 de abril en la página de Facebook de Laktační liga, o la "Liga de la Lactancia", el guardia de seguridad del banco Raiffeisen Bank dijo que se vería obligado a escoltarla fuera si no abandonaba el lugar. Ella se fue, sintiéndose humillada, alimentó a su hijo, y luego regresó rápidamente para hacer una reclamación al guardia de seguridad.

Kateřina Olivová, foto: Brian KenetyKateřina Olivová, foto: Brian Kenety La cofundadora de "guerreras de la lactancia", Kateřina Olivová, coorganizadora de la protesta del lunes, dijo que si bien este fue un caso extremo, comunmente hay sucesos similares en la sociedad checa.

“Hace unos cinco años, también tuve una experiencia lamentable en una cafetería. Entonces, llamé a otras madres para que vinieran conmigo a la cafetería a amamantar juntas en forma de protesta. Fue una experiencia curativa para mí. Y conozco a muchas madres que han tenido algunos problemas con la lactancia materna en espacios públicos.

Entonces, así es como comencé a trabajar en este tema. Creo que cada vez que una mujer amamanta en un lugar público, es un tipo de activismo”.

Foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRoFoto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo Hubo al menos cinco periodistas disponibles el lunes para cada una de las madres que fueron a amamantar asus bebés a la sucursal del banco ubicada en la Plaza de Venceslao, donde ocurrió el incidente con el guardia de seguridad.

Si bien no se permitió la entrada de los medios, antes de la hora señalada, la portavoz de Raiffeisen Bank, Petra Kopecká, salió para explicar la posición del banco.

"Le pedimos disculpas a nuestra clienta cuando supimos que no estaba satisfecha, haremos todo lo posible para evitar que incidentes como este se repitan de nuevo".

“Tengo que decir que en nuestras sucursales solemos, y siempre intentamos, darles a las madres la oportunidad de alimentar a sus hijos en un lugar tranquilo. Nunca dijimos que no era posible".

Respondió Petra Kopecká ante la pregunta acerca de si existía una política sobre la lactancia materna y en caso de ser así, si había cambiado después del suceso o si podría haber nuevas pautas.