Gubernamental Socialdemocracia se ausentará durante la moción de censura contra Babiš

Los diputados del gubernamental Partido Socialdemócrata abandonarán la Cámara de Diputados durante la moción de censura contra el primer ministro Andrej Babiš este viernes. Su falta de apoyo no provocará la caída del Gobierno, pero creen que las elecciones anticipadas pueden ser la solución.

Andrej Babiš, foto: ČTK/Kateřina ŠulováAndrej Babiš, foto: ČTK/Kateřina Šulová El primer ministro Andrej Babiš afronta un proceso por sospechas de abuso de fondos de la Unión Europea para la construcción de la granja Nido de Cigüena. Esta situación lo mantiene de manera constante contra cuerdas.

Un nuevo escándalo protagonizado por Andrej Babiš Jr. quien aseguró a los reporteros del servidor Seznam Zpravy que había sido secuestrado para evitar que atestiguara contra su padre, ha agudizado la situación en torno al jefe del Gobierno.

Jan Hamáček, foto: ČTK/Ondřej DemlJan Hamáček, foto: ČTK/Ondřej Deml La gravedad de los acontecimientos -en la actualidad en manos de la Policía- ha sido tal que el líder de la Socialdemocracia, Jan Hamáček, el aliado gubernamental de Babiš, anunció este miércoles que sus diputados se abstendrán durante la votación de censura en la Cámara Baja.

“Nuestros diputados no votarán (saldrán de la sala) durante la moción de censura contra el Gobierno este viernes. Llegamos a la conclusión de que debido a la correlación de fuerzas del momento no existe alternativa. De las declaraciones del primer ministro y del presidente de la República resulta evidente que indiferentemente de la constelación política que predomine, Andrej Babiš continuará como jefe del Gobierno. Eso provocaría una crisis constitucional, caos, o bien el Ejecutivo se apoyaría en el movimiento SPD”.

Desde el punto de vista de los socialdemócratas el SPD es una agrupación radical. Jan Hamáček dijo a los medios de comunicación que la Socialdemocracia se había sumado al gobierno para sacar adelante un programa político y no para resolver los problemas personales del primer ministro.

“El gremio y la presidencia socialdemócratas aprobaron una resolución en la que constatan que los problemas personales del primer ministro complican la labor del Gobierno. Lo mejor sería que el movimiento ANO aplique el llamado modelo eslovaco y nomine a otro primer ministro”.

Haciendo un análisis más profundo, Hamáček recordó que en repetidas ocasiones el movimiento ANO ha insistido en que Babiš cuenta con el apoyo incuestionable de la agrupación al cargo de primer ministro.

Foto: ČTK/Ondřej DemlFoto: ČTK/Ondřej Deml El propio presidente Miloš Zeman adelantó recientemente que en caso de que la Cámara aprobara la moción de censura, él encargaría a Babiš la formación de un nuevo Gabinete, al tiempo que el jerarca comunista Vojtěch Filip, informó que Zeman le había agradecido la decisión de respaldar a Babiš en la Cámara de diputados.

La Socialdemocracia estima que la política checa se encuentra en un callejón sin salida, por lo que ha decidido dar su apoyo a una eventual convocatoria de elecciones anticipadas.

“En esta situación la dimisión, o la moción de censura no solucionan nada. Lo único que ofrece una solución es que los electores repartan de nuevo las cartas. Y en caso de que en la Cámara Baja se sumen 105 votos, confirmados, para la disolución de dicha Cámara, la Socialdemocracia aportaría 15 votos más”.

El primer ministro Andrej Babiš aseguró a los medios de comunicación que no comprende la actitud de los socialdemócratas, que no respaldan al Gobierno que integran y hablan de elecciones anticipadas.

Babiš no ocultó que se encontraba decepcionado, porque gracias a la coalición los socialdemócratas se salvaron de desaparecer del mapa político.

El movimiento ANO, del primer ministro Andrej Babiš, ganó las elecciones generales de octubre del año pasado, pero no obtuvo votos suficientes para formar un gobierno en solitario. Después de meses de tormentosas negociaciones con todas las formaciones con representación parlamentaria, la Socialdemocracia fue la única que aceptó integrar un gobierno de coalición. Pero para hacerlo realidad ha sido indispensable el apoyo de los comunistas.