Greenpeace: no a la producción de electricidad con carbón en Chequia

Qué puede hacer Chequia para contribuir a detener el calentamiento global. Este fue el tema de la discusión de la Radiodifusión Checa con motivo de la reciente cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

Foto: ČTK/AP/Czarek SokolowskiFoto: ČTK/AP/Czarek Sokolowski Si Chequia dejara de emitir dióxido de carbono, su contribución en la lucha contra el calentamiento global sería de aproximadamente 0.001°C. Sin embargo, si lo hiciera Estados Unidos, la diferencia podría ser de hasta 0.4°C.

A pesar de ello, el debate sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en Chequia gana cada vez más espacio.

Foto: ČTK/AP/Czarek SokolowskiFoto: ČTK/AP/Czarek Sokolowski Recientemente ha sido gracias a la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que se celebra durante estos días en la ciudad de Katowice, en Polonia.

Según sostiene Jan Rovenský, de la organización Greenpeace, el primer paso debería ser dejar de producir electricidad a partir de combustibles fósiles.

“En lo que se refiere a los pasos concretos que se pueden dar en Chequia para mejorar la situación actual, lo primero que se debería hacer es decir no a la producción de electricidad a partir del carbón. Eso es también lo más factible. Posteriormente deberíamos debatir sobre los demás combustibles fósiles. Sin embargo, está claro que evitar por ejemplo la producción a partir del gas natural ya sería mucho más difícil”.

Rovenský añadió que Chequia es el sexto mayor exportador de electricidad en todo el mundo y por lo tanto cree que detener inmediatamente la producción en una tercera parte de las centrales térmicas no supondría efectos drásticos.

Jan Rovenský, foto: ČTJan Rovenský, foto: ČT En este sentido, František Hrdlička, de la Cámara Económica, confirmó que para cumplir con los límites establecidos por la ONU sería suficiente mantener las tendencias determinadas en la aprobada Concepción Energética Estatal que cuenta con una reducción significativa del uso del carbón después del año 2040.

No obstante, en seguida añadió que dicho plan no se cumple.

“La razón por la que no se reduce la producción a partir del carbón por ejemplo en la región del norte de Bohemia es que si lo hubiéramos hecho, la región se desplomaría económicamente. Aquí se habla siempre de los aspectos energéticos y climáticos, pero también es importante el aspecto social”.

Según la organización Greenpeace, Chequia se podría centrar por ejemplo en la producción de electricidad a partir de biomasa.

A diferencia de la energía solar y de la eólica que dependen del clima, la biomasa se puede conservar y quemar en las centrales cuando es necesario y Chequia dispone de mucho terreno agrícola que no está siendo utilizado.