Granjeros protestan contra la importación de la carne

27-03-2007

Criadores de puercos ocuparon la aduana en la frontera checo - austríaca, sometiendo a duras críticas la importación de carne de puerco proveniente de países europeos a la República Checa.

Foto: CTKFoto: CTK Las cadenas de supermercados extranjeros importan cada vez más carne de cerdo a la República Checa, mientras a los productores del país les ofrecen unos precios muy bajos. Jaromír Kloud, presidente de la Unión de Productores de Carne, explica que los fabricantes checos invierten muchos recursos en nuevas tecnologías y que la importación masiva perjudica la agricultura nacional.

"Somos capaces de ofrecer la cantidad requerida de carne de buena calidad. Invertimos cada año en nuestra industria casi 30 millones de euros".

Casi doscientos productores de carne se reunieron en la frontera checo-austríaca porque la cadena de supermercados "Interspar", de Austria, empezó a suministrar grandes cantidades de carne importada a los numerosos sucursales en la República Checa. Petr Gandalovic, ministro de Agricultura, explica que no puede ordenar a las cadenas comerciales que compren la carne de los productores nacionales.

Foto: CTKFoto: CTK "Los consumidores checos se concentran demasiado en los precios y no les interesa de donde vienen los productos, lo que aumenta el transporte y baja el posible control veterinario de la carne".

No obstante, la importación de carne a la República Checa aumenta no sólo debido a la política comercial de las cadenas de supermercados. Según explica Stanislav Kozák, viceministro de Agricultura, el mercado nacional es afectado también por los mismos granjeros checos.

"Los mataderos en el extranjero ofrecen a los criadores checos mejores condiciones y precios más bajos para reprocesar la carne. Por esto se exporta una cantidad de animales vivos y al revés se importan los productos para la venta".

Según representantes de la Cámara de Agricultura, los productores de carne pierden anualmente unos 80 millones de euros debido a las importaciones. Los organizadores de la manifestación avisaron que se trató de una advertencia y no descartan continuar las protestas.

27-03-2007