Golpes bajos preelectorales

03-06-2006

Insultos, agravios, humillaciones, agresión verbal e incluso física, acusaciones jurídicas, todo esto ha formado parte de la lucha preelectoral de los comicios parlamentarios en la República Checa.

David Rath y Miroslav Macek (Foto: CTK)David Rath y Miroslav Macek (Foto: CTK) La honradez durante la campaña preelectoral no está de moda. Todo lo contrario, en su búsqueda por los votos los partidos políticos a menudo no desprecian ningún medio para tirar por el fango a sus opositores.

Uno de los mayores escándalos se produjo dos semanas antes de los comicios, cuando el ex vicepresidente del Partido Cívico Democrático y actual asesor del presidente de la República, Miroslav Macek, agredió a manotazos al ministro de Salud, el socialdemócrata David Rath.

Aunque Macek indicó que el ataque había sido motivado por razones personales, los politólogos expresaron que el mismo tomó connotaciones políticas.

La pelea caracteriza bien el estilo de la lucha electoral de este año, ya que los rivales políticos muchas veces no se esfuerzan por destacar sus propias cualidades, sino por agraviar a sus contrincantes.

Miroslav Kalousek (Foto: CTK)Miroslav Kalousek (Foto: CTK) Por ejemplo, aparecieron vallas publicitarias que ponían en ridículo al líder del Partido Democristiano, Miroslav Kalousek, quien calificó este hecho como una de las faltas más deshonestas de sus opositores.

"Creo que es posible que antes de los comicios sea acusado incluso de pedofilia, no quiero comentar más esa basura", indicó el jefe de los democristianos.

No obstante, de abuso sexual de menores fue acusado directamente el primer ministro, Jirí Paroubek.

Esa inculpación se desprende de un informe presentado por el jefe del Departamento de Lucha contra el Crimen Organizado, Jan Kubice, en el que se dice que el jefe del Gobierno supuestamente abusaba sexualmente de la hija de un amigo.

Dicho documento, además, trata de comprobar que altos cargos del país mantuvieron vínculos estrechos con el hampa. El primer ministro rechazó de inmediato esas acusaciones, tildándolas de juego sucio preeloctoral y demandó tanto al líder del opositor Partido Cívico Democrático, Mirek Topolánek, como al jefe policial.

Jan Kubice (Foto: CTK)Jan Kubice (Foto: CTK) "Creo que es evidente que detrás de este asunto está el opositor Partido Cívico Democrático, ya que las declaraciones del jefe de ese partido político son prácticamente idénticas al informe del coronel Kubice".

Por su parte, Mirek Topolánek sostuvo que no le extraña que el documento fuera publicado faltando pocos días para los comicios.

"Si alguien rechaza a largo plazo investigar ciertos casos, es normal que se produzca una fuga de información, porque no todos los policías quieren jugar el juego, cuyas reglas estipuló la Socialdemocracia".

Ambos líderes de los dos mayores partidos del país no ocultan su antipatía y en los debates televisivos con frecuencia suelen ofenderse verbalmente.

Los expertos coinciden en que la República Checa vivió una de las luchas electorales más duras de toda su historia, donde la agresión verbal, el insulto y las ofensas estuvieron a la órden del día.

03-06-2006