Gobierno planea profunda transformación del campo checo

11-04-2008

El Gobierno checo prepara una gran reforma en el sector agrícola. El primer ministro, Mirek Topolánek y el ministro de Agricultura, Petr Gandalovič, presentaron las tesis fundamentales del proyecto.

Petr Gandalovič (a la izquierda) y Mirek Topolánek (en el centro) Foto: CTKPetr Gandalovič (a la izquierda) y Mirek Topolánek (en el centro) Foto: CTK El proyecto de reforma agraria, elaborado por el ministro de Agricultura, Petr Gandalovič, implica el apoyo del oficialismo al desarrollo de la pequeña y mediana empresa agrícola, la edificación de una nueva infraestructura en el campo, así como la aplicación de medidas agrarias europeas.

El primer ministro, Mirek Topolánek recalcó que el objetivo fundamental es conservar la vida en el campo checo. En los últimos decenios muchos campesinos abandonaron sus hogares y emigraron a las grandes ciudades en busca de trabajo y de una vida mejor.

“Las aldeas checas se han convertido en una especie de albergue, en el que las personas sólo pasan la noche. Cada día, muy temprano en la mañana, se van a Praga y a otras ciudades donde trabajan”, dijo Topolánek.

El ministro de Agricultura, Petr Gandalovič, recalcó que se prevé utilizar recursos de los fondos europeos para el desarrollo rural checo. Mientras que la modernización de la infraestructura no debería traer dificultades, se esperan problemas en el arreglo de las propiedades de las tierras, apuntó el ministro.

Foto: CTKFoto: CTK “Las tierras confiscadas por los comunistas ya fueron devueltas a sus antiguos propietarios. Lo confirman documentos oficiales. Pero muchos campesinos no pueden labrar sus tierras, porque no tienen acceso a ellas. Están rodeadas por ejemplo, de otros terrenos privados o no hay un camino público que conduzca a ellas. En la práctica, muchos campesinos no pueden disponer libremente de sus terrenos”, señaló Gandalovič.

El ministro de Agricultura afirmó que el Gobierno se trazó como fecha tope para solucionar el problema de las propiedades el año 2011. “Queremos que la calidad de la vida en el campo sea comparable a la de las ciudades”, insistió. También confía en que gracias a la reforma agraria desaparecerán las enormes granjas agrícolas creadas durante el comunismo y reaparecerán fincas más pequeñas, cuyos propietarios tendrán una estrecha relación con la tierra.

El presidente de la Cámara Agraria, Jan Veleba, no comparte el entusiasmo del Gabinete y afirma que el proyecto de reforma carece de una visión de la futura orientación de la agricultura checa, especialmente en cuanto al desarrollo de la producción de alimentos. El presidente de la Cámara Agraria insiste en que el documento sea sometido a un amplio debate público.

11-04-2008