Gobierno incitará a mudarse de las zonas amenazadas por inundaciones

10-04-2006

Ministros checos barajan la posibilidad de comprar, eventualmente expropiar, a los ciudadanos, sus bienes situados en las zonas amenazadas por inundaciones. "No es posible pagar infinitamente los daños causados por las riadas", afirma el ministro de Desarrollo Local, Radko Martínek.

Foto: CTKFoto: CTK La tarea primordial del Gobierno checo es aplicar hasta el año 2010 las medidas anti-inundaciones máximas. El Ministerio de Agricultura tiene preparados unos 250 proyectos referentes a todo el territorio del país por un valor de diez mil millones de coronas, equivalentes a 333 millones de euros.

Paso seguido habrá que negociar con los dueños de las casas, las cuales seguirán amenazadas por las riadas a pesar de las medidas tomadas. Según propone el ministro de Desarrollo Local, Radko Martínek, debería constituirse un fondo que cubra las indemnizaciones para las personas dispuestas a abandonar su casa voluntariamente. En caso de no llegar a un acuerdo, el Estado incluso podría expropiar y derrumbar un edificio que desvía las aguas desbordadas amenazando con inundar otras casas y terrenos.

David Rath (Foto: CTK)David Rath (Foto: CTK) El ministro de Salud, David Rath, expresó en la Televisión Checa su acuerdo con esa propuesta, puesto que, debido a los cambios climáticos, aumenta la cantidad de precipitaciones en la República Checa y con ello la frecuencia de las inundaciones.

"De manera similar procedió la Alcaldía Mayor de Praga en la localidad de Lahovice al ofrecerse a comprar las casas en la zona amenazada por inundaciones. Unas treinta personas aprovecharon la oportunidad. Se debate asimismo la posibilidad de proporcionar terrenos gratis a las personas afectadas a modo de compensación", explicó Rath.

Por su parte, el alcalde mayor de Praga, Pavel Bém, del opositor Partido Cívico Democrático, rechazó la idea de una eventual expropiación.

Pavel BemPavel Bem "Yo apoyo en general la protección de las zonas amenazadas por inundaciones, pero no cualquier tipo de expropiación, ya sea en interés público", indicó Bém.

De no construirse las barreras anti-inundaciones, tendría que trasladarse una tercera parte de los habitantes de la metrópoli de Bohemia del Sur, Ceské Budejovice, y una cuarta parte de los de Olomouc, en Moravia Central.

Ya hoy las compañías de seguro se niegan a contratar pólizas para las casas que fueron inundadas dos veces.

10-04-2006