Gobierno checo e iglesias firman acuerdo de compensación económica

22-02-2013

El Gobierno avanza en su intención de devolver a las iglesias el patrimonio confiscado durante el comunismo. Con la firma de un acuerdo entre el Ejecutivo y los representantes de las 16 entidades religiosas del país, el primer ministro, Petr Nečas, busca reducir el número de obstáculos en el proceso de restitución del patrimonio eclesiástico. La oposición ataca las intenciones oficialistas y ha presentado un recurso ante el Tribunal.

Foto: Archivo de Radio PragaFoto: Archivo de Radio Praga Tras su llegada al poder en febrero de 1948 los comunistas iniciaron un profundo proceso de confiscación de las propiedades privadas. En manos del pueblo, de todos y de nadie a la vez, terminaron grandes, medianas y pequeñas fábricas. La propiedad privada desapareció y todo pasó al Estado.

La misma receta se aplicó a las iglesias que se quedaron sin templos, conventos, edificios administrativos, así como miles de hectáreas de bosques y tierras laborables.

Más de 20 años después de la derrota del comunismo, resultado de la Revolución de Terciopelo de 1989, los políticos han reconocido que entre las asignaturas pendientes destaca la devolución del patrimonio eclesiástico.

Petr Nečas, foto: ČTKPetr Nečas, foto: ČTK El primer ministro, Petr Nečas, y representantes de las 16 entidades religiosas del país, encabezadas por la Iglesia católica, firmaron este viernes un acuerdo que garantiza el abono de una compensación de más de 2.300 millones de euros repartida en 30 pagos anuales.

La oposición, encabezada por la Socialdemocracia, ha puesto el grito en el cielo y recuerda que el Tribunal Constitucional todavía no ha dado respuesta al recurso por ellos presentado.

“En la mayoría de las ocasiones la firma de semejantes acuerdos no es reversible, y en caso de que el Tribunal Constitucional nos dé la razón, surgirá una situación sumamente complicada”, indicó el político.

El Tribunal Constitucional, foto: Tomáš Adamec / Archivo de ČRoEl Tribunal Constitucional, foto: Tomáš Adamec / Archivo de ČRo Los opositores aseguran que una ley puede ser derogada relativamente sin mayores dificultades, pero no así un acuerdo gubernamental. La socialdemocracia asegura que Nečas se ha apresurado a firmar el acuerdo con las iglesias a sabiendas de que el Tribunal Constitucional todavía no ha respondido a la queja presentada por las fuerzas de oposición.

El partido Asuntos Públicos (VV), antes miembro de la coalición gubernamental, sostiene que la situación económica del país no es tan buena para semejantes gestos, por lo que rechaza la manera escogida por el oficialismo para devolver el patrimonio eclesiástico.

Foto: Jeinny Solis S., Stock.xchngFoto: Jeinny Solis S., Stock.xchng El Estado checo va a ir separándose de la colaboración económica directa con las iglesias. Lo hará en un periodo de transición que durará 17 años. Durante los tres primeros años, el Estado pagará todavía los sueldos completos del clero, lo que le costará 58 millones de euros por año de su presupuesto.

La República Checa es uno de los países más laicos de Europa. Con 10,5 millones de habitantes, 3,6 millones de ciudadanos afirman no tener ninguna religión y otros cinco millones no responden en las encuestas a qué religión pertenecen.

22-02-2013