Gobierno aprobó reforma tributaria para paliar consecuencias de las inundaciones

09-09-2002

El Gobierno checo aprobó este domingo una importante reforma tributaria para recoger los recursos necesarios para paliar los daños causados por las inundaciones.

Primer ministro, Vladimir Spidla, foto: CTKPrimer ministro, Vladimir Spidla, foto: CTK Lo que se ha empezado a conocer como el "Paquete Spidla" por haber sido impulsado por el primer ministro, Vladimir Spidla, representa una reforma del sistema tributario vigente hasta la fecha en la República Checa. Y claro está que ello conllevará a un significativo aumento de los impuestos.

Esto significa que los ciudadanos checos pagarán en impuestos 300 millones de dólares más que en el ejercicio anterior. El ministro de Finanzas checo, Bohuslav Sobotka, explicó que las medidas son indispensables para recaudar más fondos para las arcas del Estado y así paliar las consecuencias de las inundaciones.

"Estas medidas conducen al aumento de los ingresos del Estado, distritos y comarcas. Y a estos tres niveles lograremos recaudar en el año 2003 más de 300 millones de dólares y al año siguiente unos 500 millones de dólares". Anunció el ministro de Finanzas checo.

Los expertos han advertido que las medidas tomadas por el gobierno son a largo plazo y eso significa que los impuestos altos perdurarán por muchos años más, lo que reprersentará una dificultad para amplias capas de la población. Resulta que el IVA en los productos de la canasta básica aumentará de un cinco a un siete por ciento afectando a toda la población. A esto debemos agregarle el aumento de los impuestos al alcohol, el tabaco y a los carburantes, lo que se refelajará en todo los productos.

El Gobierno checo baraja también la posibilidad de congelar los salarios de los empleados públicos, o bien que los aumentos salariales en ese sector se postergarán o serán mínimos.

Otro asunto importante aprobado por el Gobierno este domingo es la enmienda a la ley sobre la construcción para agilizar las obras en todas la zonas afectadas por las inundaciones. Esto significa que también se darán mayores facilidades para que las personas puedan construir o reconstruir sus casas dañadas.

Los especialistas en la materia coinciden en que independientemente de que las medidas sean necesarias, los estragos de las inundaciones provocarán un aumento de la inflación y dismimuirán el crecimiento económico del país. Las propuestas del Gobierno todavía deberán ser ratificadas por el Parlamento.

09-09-2002