George Robertson arribó a Praga

22-02-2001

En medio de serias discrepancias en la escena política checa, motivadas por la planificada compra de nuevos aviones caza para la Fuerza Aéreas del país, arribó a Praga el Secretario General de la OTAN, George Robertson.

G.RobertsonG.Robertson Robertson ha mantenido conversaciones con autoridades de la República Checa, constituyendo el tema principal la actuación de este país en la Alianza Noratlántica. El máximo representante de la OTAN se refirió a la planificada compra de nuevos aviones caza para la Fuerza Aérea. Afirmó que la decisión sobre la compra de cualquier tipo de armamento le compete exclusivamente a las autoridades checas y que la OTAN no pretende dictarle a ningún país soberano lo que debe o no comprar. Más adelante, George Robertson señaló:

La República Checa atraviesa en los últimos dos años por un programa de modernización de sus Fuerzas Armadas, en las que hace falta mejorar todavía muchas cosas. En caso de decidirse este país por comprar nuevos aviones caza para su Fuerza Aérea, esto no debería suceder en desmedro de los demás componentes de sus Fuerzas Armadas. Las autoridades de este país deberían considerar desde todos los ángulos si la compra de los "ultrasonido" es realmente indispensable.

La planificada compra de los nuevos aviones caza originó serias discrepancias en el escenario político checo. El Partido Cívico Democrático, aliado tácito de la gobernante socialdemocracia, acusa al Gobierno de haber manipulado la licitación para la compra de los "ultrasonido" y calificó de mera farsa el llamado "contrato del siglo", afirmando además que el Gobierno tiene decidido de antemano al ganador de la propuesta.

También el Presidente, Václav Havel, y una parte de la oposición checa insisten en la necesidad de que la eventual compra de los aviones sea precedida por un detallado análisis de la estrategia global del país en la esfera militar y de las necesidades de su sistema de defensa.

22-02-2001