General Petr Pavel: La OTAN sigue siendo el mayor garante de la seguridad

11-03-2019

Hace 20 años la República Checa se unió a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Desde entonces han cambiado muchas cosas. La Alianza ha seguido creciendo, al tiempo que aparecen nuevas amenazas. Sobre el futuro de la OTAN hablamos en Radio Praga con el general retirado Petr Pavel.

Petr Pavel en Radio Praga, foto: Ondřej TomšůPetr Pavel en Radio Praga, foto: Ondřej Tomšů

“Nuestra membresía en la Alianza representa una garantía para nuestra seguridad, esto significa que en 2019 es tan necesaria como en el pasado”

La República Checa, Polonia y Hungría, fueron los tres primeros países poscomunistas en adherirse a la OTAN. La Guerra Fría era un asunto del pasado y Occidente abría sus puertas el 12 de abril de 1999 a sus antiguos enemigos para dar nuevos pasos en el fortalecimiento de la seguridad europea.

Pasados 20 años, la seguridad sigue siendo un tema de vital importancia a nivel global. Es por eso que consultamos al general Petr Pavel por qué es importante para Chequia permanecer en la OTAN.

Foto ilustrativa: archivo del Ejército ChecoFoto ilustrativa: archivo del Ejército Checo “Una respuesta simple sería que, lamentablemente el año 2019 no es más seguro que los anteriores. Por el contrario, podemos decir que la situación de la seguridad es más complicada. Las amenazas de ahora son mucho más heterogéneas. Entonces, si consideramos que nuestra membresía en la Alianza representa una garantía para nuestra seguridad, esto significa que en 2019 es tan necesaria como en el pasado“.

La OTAN ha mantenido un proceso de constante crecimiento. Algunos críticos han indicado que eso perjudica su funcionamiento, que cada vez resulta más difícil tomar decisiones. No obstante, el general Petr Pavel, quien se desempeñó como presidente del Comité Militar de la Alianza, refuta tales afirmaciones.

“No se puede hablar de cooperación con Rusia en este momento, la OTAN tiene contactos con Rusia, tanto a nivel político como militar, pero la cooperación se pospuso después de la anexión de Crimea”

“Mucha gente, bajo la influencia de la teoría de la gestión empresarial, podría decir que cualquier cosa que tenga más de diez elementos resulta inmanejable. Y muchas veces parece que la Alianza es un ente lento, muy difícil de poner en movimiento, y que no consigue responder adecuadamente. Pero debo decir que, sorprendentemente, la Alianza, aunque ha aumentado a 29 y probablemente pronto llegará a 30 miembros, tiene en este momento mecanismos de coordinación lo suficientemente flexibles, incluso para situaciones que requieren una respuesta muy rápida. Hay un conjunto de medidas acordadas políticamente para que los comandantes puedan responder de manera adecuada en caso de un ataque inesperado de misiles, sin tener que reunirse con un grupo de 29 diplomáticos o soldados y acordar colectivamente ese paso. Entonces, creo que la Alianza tiene, incluso con 29 miembros, mecanismos para poder responder con suficiente flexibilidad“.

Foto ilustrativa: archivo del Ejército ChecoFoto ilustrativa: archivo del Ejército Checo Tras la disolución del Pacto de Varsovia, firmada el 1 de julio de 1991 en Praga, la OTAN empezó una nueva etapa de relaciones con Rusia. No obstante, con el correr de los años la situación ha empeorado, matizó el general checo.

“No se puede hablar de cooperación con Rusia en este momento, la OTAN tiene contactos con Rusia, tanto a nivel político como militar, pero la cooperación se pospuso después de la anexión de Crimea, después de las actividades rusas en la parte ocupada de Donbáss. En este momento se realiza un intenso esfuerzo con el fin de establecer un diálogo significativo, claro está que no al nivel de antes de la anexión, es decir, en el momento del pleno funcionamiento del Consejo OTAN-Rusia, con una amplia gama de temas. Hoy en día, los temas se han limitado y conciernen ante todo a lo relacionado con Ucrania, a los problemas urgentes que podrían escalar en cierta tensión o conflicto. Sin olvidar la crisis en torno a Siria”.

“Las tareas básicas de la Alianza son tres, que se definen en la Estrategia de 2010. La tarea principal de la Alianza es la defensa colectiva y la preparación para la defensa si todo lo demás falla”

A pesar de que las relaciones entre la OTAN y Rusia atraviesan un momento de mínima intensidad, existe cierta comunicación a nivel militar, añadió Petr Pavel.

“La Federación Rusa tenía una delegación bastante grande en Bruselas. Pero ésta ha disminuido a medida que la cooperación se ha reducido, esperamos que Rusia vuelva a respetar las normas internacionales. Los contactos, por supuesto, han sido limitados, pero los soldados rusos todavía están representados con el rango de general en Bruselas. Así que los contactos con los soldados rusos continúan”.

Han pasado 20 años desde que los tres primeros países poscomunistas se unieran a la OTAN. El desarrollo de nuevas tecnologías ha traído al mundo nuevas amenazas. La Alianza parte de tres tareas básicas, al tiempo que implementa estrategias para responder adecuadamente a los peligros y riesgos del momento, recordó el experto militar checo.

Petr Pavel, foto: Jana Přinosilová, ČRoPetr Pavel, foto: Jana Přinosilová, ČRo “Las tareas básicas de la Alianza son tres, que se definen en la Estrategia de 2010. La tarea principal de la Alianza es la defensa colectiva y la preparación para la defensa si todo lo demás falla. Las otras dos tareas son la gestión de situaciones de crisis, principalmente la participación en misiones y operativos, y la última es la seguridad cooperativa. Especialmente la cooperación con más de cuarenta socios en la actualidad. Sin embargo, se están agregando nuevas tareas relacionadas con la aparición de nuevas amenazas. Sobre todo, hay amenazas en el ciberespacio, amenazas que ahora llamamos híbridas. La Alianza ha adoptado nuevas estrategias para que estas actividades tengan bases sólidas. En principio, la OTAN debe proteger todas las estructuras de la Alianza contra posibles ataques y brindar asistencia y coordinación a todos los Estados Miembros en la organización de la defensa cibernética. Del mismo modo, también en lo referente a las amenazas híbridas“.

“Dado que no se puede esperar que las amenazas a la seguridad que enfrentamos hoy desaparezcan en el futuro cercano, será necesario que la Alianza permanezca firme en sus principios”

La Organización del Tratado del Atlántico Norte cumplirá en abril 70 años de su fundación. Se trata del mayor bloque militar del planeta y ha demostrado su papel clave en la paz y seguridad a nivel europeo y mundial. De acuerdo con el general Petr Pavel, la Alianza dispone de todo lo indispensable para seguir siendo el máximo garante de la seguridad global.

“Dado que no se puede esperar que las amenazas a la seguridad que enfrentamos hoy desaparezcan en el futuro cercano, será necesario que la Alianza permanezca firme en sus principios, debe permanecer flexible a la hora de dar respuesta a las nuevas amenazas, a las nuevas tecnologías, a las nuevas formas de utilizar las Fuerzas Armadas, así como a las nuevas formas de enfrentar los conflictos, incluido un uso mucho más amplio de instrumentos no militares, como vemos en los conflictos de hoy. Y, por supuesto, también será muy importante permanecer unidos, porque en la unión está la fuerza”.

El general Petr Pavel fue presidente del Comité Militar de la OTAN entre los años 2015 y 2018. Se trató del primer militar de un país miembro del desaparecido Pacto de Varsovia en ocupar tan alto rango en las estructuras de la Alianza.

11-03-2019