General de EE.UU. explicó aspectos técnicos de la estación de radares

24-04-2007

Henry Obering, jefe de la Agencia para la defensa Antimisil de EE.UU. llegó a Praga este lunes para tratar de convencer a los políticos sobre los beneficios de la eventual instalación de la estación de radares en el territorio checo.

Henry Obering, jefe de la Agencia para la defensa Antimisil de EE.UU. (Foto: CTK)Henry Obering, jefe de la Agencia para la defensa Antimisil de EE.UU. (Foto: CTK) El general Obering confirmó que EE.UU. tiene interés en ubicar la estación de radares en la República Checa. Mientras que el Gobierno checo apoya el proyecto, el opositor Partido Socialdemócrata prefiere, según expresa Michal Hasek, representante de ese partido, subordinar la base al sistema de defensa antimisil de la OTAN.

"Los socialdemócratas insisten en que el sistema de defensa antimisil no debería estar supeditado sólo a la cooperación bilateral entre los EE.UU y la República Checa, sino que debería formar parte de la defensa colectiva de la OTAN. Además los socialdemócratas sostienen que la eventual ubicación de la estación debería ser aprobada por los ciudadanos en un referendo".

Durante su visita a la República Checa el general Obering se reunió con el presidente Václav Klaus e hizo una presentación en el Parlamento checo. Explicó a los diputados que los representantes de la Casa Blanca debaten con los rusos y también con la OTAN. Jan Vidím, representante del gubernamental Partido Cívico-Democrático, indicó que las posturas de la OTAN no son contrarias a la instalación de la estación en la RCh.

De izquierda: Mirek Topolanek, Richard Graber y Henry Obering (Foto: CTK)De izquierda: Mirek Topolanek, Richard Graber y Henry Obering (Foto: CTK) "La OTAN anunció que no está en contra de la ubicación de la estación. Por ejemplo el sistema defensivo AWACS, situado en Alemania, fue construido al principio como un sistema estadounidense y después se incorporó a las estructuras de la OTAN. Creo que quizás podría ocurrir lo mismo con la estación checa".

La eventual ubicación de la base de radares debe ser ratificada por la mayoría del Parlamento de la República Checa. Por esa razón el Gobierno debe convencer a algunos diputados opositores. Sin embargo, no todos los socialdemócratas están en contra del proyecto. Por ejemplo el diputado socialdemócrata, Miroslav Svoboda, después de su visita a las Islas Marshall, donde se ubica otro radar estadounidense, explicó que está a favor del radar y explicará sus posturas a los colegas del partido. Según indicó el Primer Ministro Topolánek, las negociaciones continuarán hasta el fin de este año.

24-04-2007