Galardonados miembros de la resistencia antinazi

26-10-2017

El ministro de Defensa, Martin Stropnický, galardonó este miércoles a miembros de la resistencia antinazi. Entre ellos a Božena Kopcová, de 97 años.

Božena Kopcová, foto: Ministerio de Defensa de República ChecaBožena Kopcová, foto: Ministerio de Defensa de República Checa El coraje y la decisión en la defensa de la Patria fueron resaltados por el ministro de Defensa checo, Martin Stropnický, durante la entrega del máximo galardón de dicha cartera a miembros de la resistencia antinazi.

“En nuestra sociedad muchas veces se dice que los checos nunca nos hemos enfrentado a nadie. Eso no es cierto, tuvimos aquí a una anciana en silla de ruedas, que durante la Guerra escondió, con ayuda de su esposo, a paracaidistas, radiotransmisores y armas para los partisanos. En esa época eso se castigaba con el paredón”.

Para Božena Kopcová, de 97 años de edad, aquello no fue más que un deber patriótico, según dijo con anterioridad a la Radiodifusión Checa.

“Mucha gente me pregunta, y respondo que no tuvimos miedo. Entonces éramos jóvenes, educados en los principios del patriotismo”.

El hijo de Antonín Burdych, foto: Ministerio de Defensa de República ChecaEl hijo de Antonín Burdych, foto: Ministerio de Defensa de República Checa Antonín Burdych era un niño de ocho años cuando los nazis llegaron a su casa buscando a los paracaidistas del grupo Silver A.

“El camino estaba lleno de sangre de mi padre, él huía de los agentes de la Gestapo. Quería avisarle a (Jiří) Potůček que los nazis habían llegado”.

Jiří Potůček era el último miembro de los paracaidistas que formaban parte del operativo Anthropoid que desde Inglaterra habían llegado a Checoslovaquia para acabar con Reinhard Heydrich, cabecilla nazi al frente del Protectorado de Bohemia y Moravia.

Los nazis regresaron y obligaron al abuelo de Burdych a revelarles el escondite de Potůček. Con sus manos tuvo que escarbar en el pajar vigilado por los agentes de la Gestapo. El partisano disparó por error contra el abuelo y gracias a eso pudo escapar, apuntó Antonín Burdych.

Los condecorados, foto: Ministerio de Defensa de República ChecaLos condecorados, foto: Ministerio de Defensa de República Checa “Mi abuelo se desplomó sobre los hombres de la Gestapo y todos terminaron en el suelo. Gracias a eso Potůček consiguió huir hasta la ciudad de Pardubice, pero ahí lo mató un policía checo”.

Los nazis le perdonaron la vida a Antonín Burdych y a su hermano. No obstante los separaron y nunca se volvieron a encontrar.

El ministro de Defensa, Martin Stropnický, condecoró a un total de 22 personas que con su proceder han defendido los valores patrios, entre ellos soldados profesionales veteranos de misiones militares internacionales.

26-10-2017