Fumadores checos pagan primeras multas en las paradas de transporte público

03-01-2006

Algunos fumadores checos se han visto obligados a pagar una multa a principios de este año por haber fumado en una parada de transporte público, tras entrar en vigor el primero de enero la nueva ley antitabaco en la República Checa.

Foto: CTKFoto: CTK Según la nueva ley antitabaco está prohibido fumar en lugares públicos, en escuelas, teatros, cines, edificios de las autoridades estatales y también en las paradas de transporte público. La ley entró en vigor a la medianoche del 31 de diciembre, dos horas después el primer fumador ya tuvo que pagar una multa al encender un cigarrillo en una parada de Praga, tras haber sido denunciado por otro pasajero.

Los guardias civiles de otras ciudades por ahora son más benévolos intentando solucionar parecidos casos con una amonestación oral, según indicó la portavoz de la policía de la metrópoli morava de Brno, Denisa Kapitáncíková.

"Los policías pueden solucionar el respectivo caso con una amonestación oral o con una multa que puede alcanzar hasta mil coronas, es decir, unos 33 euros. Pero debido a que se trata de una novedad y que la gente no se ha acostumbrado a esta ley, los policías optan de momento principalmente por la primera posibilidad", dijo Denisa Kapitáncíková.

Foto: CTKFoto: CTK El portavoz de la policía de la ciudad de Pardubice, Pavel Cejka, está de acuerdo con su opinión, agregando que otro problema es que no existe una definición clara sobre la zona que incluye una parada de transporte público.

"No hemos encontrado una definición en cuanto a las paradas de transporte público, así que hay que encontrar un concenso para que los policías procedan de una manera unificada. Primero tendremos que crear una definición sobre la zona exacta de la paradas, después dependerá del respectivo policía cómo solucionará el caso, pero el asunto no es tan fácil", afirmó Pavel Cejka.

La policía juzgará los respectivos casos individualmente, tomando en consideración también circunstancias atenuantes, por ejemplo, no va a multar a una persona que fume en una parada vacía.

La nueva ley antitabaco checa no es tan dura como la que acaba de entrar en vigor en España. Los no fumadores checos ganaron una batalla en las paradas de transporte público, pero perdieron otra batalla importante, ya que los diputados volvieron a posibilitar a los fumadores que practiquen su vicio a la hora de comer en los restaurantes.

03-01-2006