Franz Beckenbauer promociona en Praga el Mundial 2006

31-01-2006

Uno de los más renombrados futbolistas de la Historia, Franz Beckenbauer, visitó este lunes a Praga. El "Emperador Franz", como suele ser llamado el legendario jugador alemán, se desempeña como jefe del Comité Ejecutivo del Mundial de 2006 y en la actualidad está realizando una gira por los 31 países que se clasificaron al campeonato de Alemania.

Franz Beckenbauer en Praga  (Foto: CTK)Franz Beckenbauer en Praga (Foto: CTK) En 1968, defendiendo los colores del Bayern Munich, Beckenbauer posó tras un partido amistoso en Viena al lado del busto del emperador Francisco José I, y desde aquél entonces el mundo futbolístico lo conoce como al "emperador Franz". El ex zaguero, que cumplió en septiembre los sesenta años, está realizando en la actualidad una gira por el mundo promocionando el Mundial 2006. En Praga, su escala número 18, se entrevistó con el presidente Václav Klaus, con los directivos de la Asociación Checo-Morava de Fútbol y sus coetáneos futbolísticos.

Beckenbauer, que siempre dirigía con seguridad la línea defensiva de su equipo, ha sumado durante su carrera numerosos trofeos, en 1972 ganó con la selección alemana la Eurocopa, siendo galardonado con el "Balón de Oro"; dos años más tarde se proclamó campeón mundial; y transcurridos otros dos años, alcanzó la medalla de plata en la Eurocopa de Belgrado, Yugoslavia. En aquél entonces, Alemania cayó en la final ante Checoslovaquia en penalties. Este lunes, el goleador checoslovaco Antonín Panenka, que anotó el último penal sentenciando el partido, debatió con su ex contrincante Beckenbauer. No obstante, ambos antiguos jugadores no hablaron sobre el pasado.

"No hablamos sobre ese partido, nos saludamos, porque fuimos contrincantes, pero también compañeros de equipo en varias selecciones europeas. Más bien hemos hablado sobre el futuro, comentando el tema de las eliminatorias para la Eurocopa 2008, en las que la República Checa se enfrentará a Alemania, etc.", dijo el ex centrocampista checo. Pero los comentarios se centraron, sobre todo, en el Mundial de Alemania que se inciará dentro de 129 días. El interés por parte de la afición checa es enorme y conseguir las entradas para los encuentros de la selección nacional es casi imposible. Franz Beckenbauer trajo a Praga una buena noticia: Los hinchas checos tendrán a su disposición dos mil billetes más de lo previsto, es decir, unas 5000 entradas para cada partido de la representación checa.

31-01-2006