Fin del sueño americano para los tenistas checos

08-09-2009

Los dos representantes checos que quedaban el US Open cayeron eliminados en octavos de final. Ni Radek Štěpánek, ni una de las sensaciones del torneo, Petra Kvitová, pudieron con sus rivales.

Radek Štěpánek, foto: ČTKRadek Štěpánek, foto: ČTK Una noche para olvidar. La diferencia horaria entre Nueva York y Praga hizo que los más interesados tuvieran que madrugar el martes para ver la severa derrota que impuso el número cuatro del mundo, el serbio Novak Djokovic, a Radek Štěpánek. El checo empezó mal el partido, y a los 23 minutos ya perdía por un set. Al final, tres sets y una hora y 47 minutos bastaron al tenista balcánico para acceder sin dificultades a cuartos de final, donde se las verá con el español Fernando Verdasco.

El propio Štěpánek reconocía su inferioridad en el duelo tras el encuentro.

“Hoy no he tenido una buena actuación. He cometido demasiados errores, no llegaba a tiempo a las bolas y sobre todo no tenía a qué agarrarme, ni a mi servicio, ni a mi ataque. Hoy no he encontrado mi lugar en la pista y he caído.”

Petra Kvitová, foto: ČTKPetra Kvitová, foto: ČTK Horas antes, un partido muy distinto e igualado mantuvo la tensión hasta el final entre Petra Kvitová y la belga Yanina Wickmayer. La checa de 19 años había causado sensación el sábado tras derrotar a la número uno del mundo, la rusa Dinara Sáfina. Ante Wickmayer, pagó el cansancio acumulado durante los tres primeros partidos, y se mostró irregular a lo largo del encuentro. Logró anotarse el primer set a pesar de haber ido perdiéndolo 1:4. Pero los 51 errores no forzados de la checa hicieron que perdiera los dos emocionantes sets siguientes por 4:6 y 5:7. En el último, parecía que iba a remontar de nuevo y vencer al anotarse tres juegos seguidos y superar incluso una bola de partido de la belga, dejando en 5:5 lo que era un adverso 2:5. Pero Wickmayer hizo gala de una gran fuerza mental para conservar la concentración e imponerse en los dos juegos siguientes.

Kvitová, visiblemente triste tras el encuentro, no se olvidaba sin embargo de su buena actuación general en el cuarto Grand Slam que ha disputado.

“La verdad es que me siento fatal después de cómo ha ido la eliminatoria. Pero pienso que he hecho un buen torneo, que he ganado partidos importantes y que estamos avanzando en la dirección correcta. Para cuando aterrice en Praga ya se me habrá pasado el disgusto.”

Solo en dobles queda un representante checo, Lukáš Dlouhý, que junto a Leander Paes, de India, ya están en cuartos de final del US Open.

08-09-2009