Festival Proyecto 100 ofrece filmes de alto nivel artístico

11-01-2008

El festival de cine Proyecto 100 que este jueves fue inaugurado en Praga, intenta ofrecer algunas joyas de la cinematografía mundial, así como filmes más recientes que no han tenido la distribución adecuada.

Proyecto 100 partió con la proyección en el cine Aero, de Praga, del documental Imágenes del mundo viejo, del cineasta eslovaco Dušan Hanák. El filme, que data de los años 70, muestra la vida de un grupo de ciudadanos de avanzada edad, de la zona montañosa eslovaca de Orava. A pesar de haber sido filmado hace más de tres decenios, las reacciones del público fueron muy positivas. El director, Dušan Hanák considera que ello se debe a la fuerza moral y profundo humanismo que emana de los protagonistas de su película.

“Creo que ante el hombre moderno quedan ocultas muchas cosas de la vida cotidiana, pues la agitada vida contemporánea y el estrés cotidiano, nos impiden detenernos un momento y disfrutar del ambiente que nos rodea. En cambio, los protagonistas de mi película, aunque son personas mayores, no han perdido el optimismo, porque supieron gozar los momentos más importantes de su vida. Son personas que a pesar de haber vivido en el comunismo, conservaron su libertad y un profundo humanismo. Y eso es lo que aprecian los espectadores”, dijo Hanák.

Proyecto 100 que este año entró en su XIV edición, ofrece al público películas nuevas que en los últimos años cosecharon éxito en diferentes festivales de cine, así como filmes antiguos que pertenecen a lo mejor de la cinematografía mundial.

Este año el certamen incluye diez largometrajes y dos cortometrajes que se presentan en cien cines de todo el país. Pavel Bednařík, uno de los organizadores, afirmó que seleccionar filmes es siempre exigente.

“Para cada Proyecto 100 tratamos de conseguir lo mejor de la cinematografía mundial, pero nos vemos limitados por varios factores. A veces resulta difícil conseguir una copia de determinada película que forma parte del tesoro cinematográfico mundial, otras veces la adquisición de las cintas nos resulta imposible por su alto precio. Pero hacemos lo posible”, recalcó Pavel Bednařík.

Entre otras películas presentadas este año en Proyecto 100 figura uno de los últimos filmes del director español Luis Buñuel, El discreto encanto de la burguesía, del año 1972, y la cinta irano-iraquí, Las tortugas pueden volar, de Bahman Ghobadi. Esta última fue rodada en territorio de Irak y refleja la vida de un grupo de niños en la frontera turco-iraquí que se ganan la vida buscando y vendiendo minas que no llegaron a explotar.

Proyecto 100 estará presente en la República Checa más de seis meses y algunas de las películas proyectadas en él serán ofrecidas posteriormente a la red nacional de distribución cinematográfica.

11-01-2008