Fallece Helena Štáchová, destacada marionetista checa

A la edad de 72 años falleció en la noche del martes Helena Štáchová, titiritera, escenógrafa y directora del popular Teatro de Spejbl y Hurvínek, de Praga. Con Štáchová termina otra etapa de este histórico teatro de marionetas checo con sus protagonistas, el travieso niño Hurvínek y su serio y a veces torpe padre Spejbl.

El teatro de títeres checo perdió a una de sus más destacadas representantes. La directora del teatro de títeres Spejbl y Hurvínek, el más popular de su género en Chequia, Helena Štáchová, quien dio también su voz a sus protagonistas femeninas, abandonó este mundo. A pesar de padecer una grave enfermedad, Štáchová se había dedicado hasta los últimos momentos al teatro que, según dijo hace unos años en entrevista para la Radiodifusión Checa, fue el punto clave de su vida.

Helena Štáchová, foto: ČTKHelena Štáchová, foto: ČTK ”Nunca me había imaginado antes que el trabajo en el teatro me pudiera absorber por completo. Estaba convencida de que tenía mi vida personal y sólo después mi profesión. Pero más tarde me di cuenta de que tenía una profesión, en la que de vez en cuando trataba de ajustar también mi vida privada”.

Helena Štáchová inició su carrera profesional directamente en el Teatro de Spejbl y Hurvínek, en calidad de ayudante. El trabajo en el teatro le encantó de tal manera que pasado un año comenzó a estudiar en la Facultad de Teatro de la Academia de Bellas Artes y en 1966 regresó al teatro de marionetas, pasando pronto a encargarse y dándole su voz al títere de la niña Mánička, siendo su tercera intérprete en la historia del teatro.

”En mi vida, no sé si fue por casualidad, pero todo llegaba a su tiempo. Y muchas veces algo me obligaba a cambiar mi decisión original. En mi familia había muchos profesores y se esperaba que también yo fuera a estudiar pedagogía. Pero me decidí de otra manera e hice muy bien porque, cuando observo a los escolares contemporáneos, su trato entre sí y para con los educadores, su forma de hablar, se me eriza el pelo de la cabeza y me doy cuenta de que sería una pedagoga horrible, insoportable. Estoy feliz por haber podido estudiar teatro de títeres y trabajar con marionetas, y los escolares deberían estar felices de que no llegara a ser su profesora”.

Para Helena Štáchová fue creada la figura de Bábinka (Abuelita)

Spejbl y Hurvínek, Bábinka, Mánička y el perro Žeryk, foto: ČTSpejbl y Hurvínek, Bábinka, Mánička y el perro Žeryk, foto: ČT Al entrar a trabajar de titiritera de forma fija, el entonces director del teatro de Spejbl y Hurvínek, Miloš Kirschner, quien más tarde sería el esposo de Helena Štáchová, creó para ella otra figura que llegó a actuar en las historias de los dos principales protagonistas, la de Kateřina Hovorková, abuela de la niña Mánička, llamada también Bábinka (Abuelita).

Después de fallecer Miloš Kirschner, Helena Štáchová fue nombrada en 1996 directora del Teatro de Spejbl y Hurvínek y pasados unos años tuvo que librar una fuerte batalla por poder seguir usando esas marionetas en su teatro. El pleito vino desencadenado por el Instituto de Asistencia Social de la ciudad de Pilsen, que insistía en su derecho del uso del nombre de los personajes Spejbl y Hurvínek. El conflicto llegó a los Tribunales, que le dieron la razón a Štáchová.

El Teatro de Spejbl y Hurvínek está dirigido a niños y adultos

Spejbl y Hurvínek, foto: Anna KrálovcováSpejbl y Hurvínek, foto: Anna Královcová Durante su vida profesional, Helena Štáchová escribió más de 8 libros sobre Spejbl y Hurvínek y más de 50 guiones para las representaciones de teatro de estos personajes. Según dijo en 2014 en la mencionada entrevista para la Radiodifusión Checa, las representaciones de marionetas están destinadas tanto a los niños como a los adultos.

”Me alegra sobremanera de que seamos tan populares entre la población. A veces ni logramos satisfacer el interés. Para ello tendríamos que ofrecer siete representaciones diarias. Además de espectáculos para niños tenemos otros, para adultos, con lo que se cumplió otro de mis sueños. Durante el comunismo nuestras obras frecuentemente eran críticas del régimen y eran muy populares. Con el cambio del régimen el interés por nuestros espectáculos entre los adultos se redujo bastante, pero luego volvió a crecer, lo que me llena de alegría. Las entradas a nuestros espectáculos para adultos siempre están agotadas”.

El trabajo de los marionetistas no es fácil

Josef Skupa, foto: Zdeňka KuchyňováJosef Skupa, foto: Zdeňka KuchyňováŠtáchová explicó entonces que el trabajo de los titiriteros no es fácil. “Cuando se tiene que estar una hora y media o dos con los brazos estirados, moviendo a las marionetas, que tienen entre tres y cuatro kilos, uno llega a no sentir sus brazos y la espalda, pero los aplausos de los espectadores hacen que uno se olvide de esos problemas y lo llenan de felicidad”, decía la marionetista, quien por ejemplo, dobló en checo también la voz de Lisa Simpson, de la conocida serie estadounidense de televisión de dibujos animados, Los Simpson.

Además de la República Checa, el Teatro de Spejbl y Hurvínek actuó en muchos países, incluido el Japón o México y otros estados de América Latina. Para esas ocasiones, los titiriteros checos siempre se han aprendido las representaciones en el idioma del país en el que iban a presentarse.

El Teatro de Spejbl y Hurvínek fue fundado en el año 1930 por el titiritero Josef Skupa, oriundo de la ciudad de Pilsen. Éste lo dirigió hasta su muerte en 1956, labor que por su propia recomendación asumió posteriormente otro gran marionetista checo, Miloš Kirchner, y desde 1996 hasta el presente fue encabezado por su esposa, Helena Štáchová.