Extremistas de ultraderecha se reúnen en tres ciudades checas

23-04-2007

Extremistas de ultraderecha se manifestaron el sábado en tres ciudades checas, incluyendo la capital Praga. Los neonazis se reunieron un día después del aniversario del nacimiento de Adolf Hitler.

Foto: CTKFoto: CTK Praga, Kladno y Pilsen, en estas ciudades se reunieron el sábado los ultraderechistas rechazando que el motivo de las manifestaciones fuera el aniversario 118 del nacimiento de Adolf Hitler.

El motivo oficial de la marcha por la ciudad de Kladno fue el apoyo a la libertad de expresión. En esta ciudad se registró la situación más agudizada, ya que unas seis decenas de punks intentaron parar la marcha de unos 70 extremistas de derecha.

"No queremos tener a los fascistas en las calles, por ello intentamos impedirles que se reúnan".

Así lo indicó uno de los activistas antinazi. Unos 200 policías estaban asegurando el orden separando ambos grupos, según dijo la portavoz de la policía de Bohemia Central, Sona Budská.

"Nos esforzamos por separar los dos grupos, y asegurar que nadie resulte herido y que no sea perturbada la orden pública".

La policía al final logró imposibilitar el enfrentamiento entre los dos grupos extremistas en la ciudad de Kladno, Bohemia Central.

En las ciudades de Pilsen y Praga las manifestaciones fueron más tranquilas y la policía no tuvo que intervenir. En la primera urbe, unas 70 personas solicitaban la excarcelación de Vlastimil Pechanec, condenado a 17 años de prisión por un asesinato motivado por el racismo.

"Me da igual si vienen a manifestarse cien o doscientas personas, basta con que venga una veintena de personas, lo importante es protestar y señalar que existe un agravio", resaltó Václav Bures, presidente del Partido Nacional, subrayando que la reclusión de Pechanec es injusta.

Por otro lado, en la capital checa, Praga, unos 50 extremistas de derecha del Frente Patriota conmemoraron el 59 aniversario del fallecimiento del líder de la Comunidad Nacional Fascista, el general Radola Gajda.

Al reunirse en el cementerio, los extremistas de derecha encontraron la lápida deteriorada. Alguien la había volcado y pintado con spray y los neofascistas acusaron de inmediato a los izquierdistas de estropear el sepulcro. "¡Ellos serán los primeros con los que ajustaremos las cuentas cuando llegue el día"!, amenazó David Machácek del Frente Patriota.

23-04-2007