Exploradores checos entrenarán en las Spitzberg para una expedición al Polo Norte Magnético

09-03-2007

Hielos flotantes, temporales de nieve y osos polares esperan a cuatro exploradores checos que se han dirigido este viernes a las Islas Spitzberg. En condiciones climáticas extremas del Océano Glacial Ártico se prepararán para la primera expedición checa al Polo Norte Magnético que planean realizar el próximo año.

El profesor de alemán Ondrej Kotas empezó a forjar los planes sobre una expedición hacia el Polo Norte Magnético hace aproximadamente un año y medio después de atravesar en esquíes Groenlandia.

"El Polo Norte Magnético se sitúa en medio del Océano Glacial Ártico a unos 700 kilómetros de distancia de la costa canadiense. El Polo se desplaza hacia Rusia con cada vez mayor velocidad, que es últimamente de 40 hasta 50 kilómetros por año. En un día puede recorrer un elipsoide de 80 hasta 100 kilómetros".

Para prepararse para ese gran desafío los exploradores polares eligieron el terreno de las Islas Spitzberg, situadas bajo los 80° norte, al igual que la población canadiense Resolute que será el punto de salida hacia el Polo Magnético.

Partiendo de la capital del archipiélago Longyearbyen los cuatro hombres tomarán el rumbo al Este hacia el fiordo de Stor. En los próximos 15 días entrenarán la marcha sobre las aguas heladas del océano, examinarán su vestuario y sus equipos y aprenderán a moverse sin mapas en una región habitada por peligrosos osos polares.

El abogado Václav Rovenský precisó este jueves que cada uno llevará un trineo de 50 kilos de peso.

"Dependerá del tiempo, pero en promedio quisiéramos recorrer 25 kilómetros al día. Lamentablemente, según los pronósticos, estos días se registran en las Spitzberg cielos cubiertos y nieva mucho, lo cual reduce la visibilidad. Desplazarse con seguridad es posible sólo cuando hay luz. Lo positivo es que termina la noche polar y entonces, durante el día debería haber luz por diez horas. En concreto hoy sale el sol allí a las siete y media y se pone a las cinco menos diez".

Para protegerse ante los osos polares, que son capaces de olfatear al ser humano a unos 30 kilómetros de distancia, los exploradores irán provistos con dos fusiles, una pistola de señales y un "trapwire", un alambre especial con explosivo para rodear la tienda de campaña por la noche. Aparte, les hará compañía un perro de Groenlandia adiestrado.

"Al perro lo recogeremos directamente en la capital de las Spitzberg. Ondrej se puso en contacto con un señor que cría estos perros. A mí me nominaron oficialmente como perrero porque soy el único de los chicos que siempre ha tenido un perro en casa. Me hace mucha ilusión".

Los participantes de la expedición, patrocinada por el Ministerio de RR.EE. checo, también llevarán a cabo estudios científicos. Dos veces al día medirán su pulso y su presión para proporcionar luego los datos a un centro que investiga la capacidad del sistema cardiovascular en condiciones extremas. Como parte de otro proyecto denominado ArchaDNA ofrecerán a voluntarios la posibilidad de depositar moléculas de su ADN que portan la información genética en el hielo eterno del Polo Norte Magnético.

www.cestynasever.cz

09-03-2007